30 de septiembre de 2014 / 04:12 a.m.

Los Raiders de Oakland destituyeron a su entrenador Dennis Allen el lunes por la noche, después de disputar apenas cuatro partidos de lo que era su tercera campaña con el equipo.

La decisión fue anunciada poco después de que los Raiders (0-4) regresaron de Londres, donde sufrieron su décima derrota consecutiva, una racha que se remonta a la campaña anterior. Los Dolphins de Miami se impusieron 34-14 el domingo.

Fox Sports fue el primer medio que informó de la destitución.

Allen fue el primer entrenador contratado por Oakland tras la muerte de Al Davis, propietario del equipo durante décadas. Su foja de 8-28 es la peor de la franquicia desde 1963, el año en que llegó Davis.

El contrato de Allen no expiraba sino hasta después de la próxima campaña.

Los Raiders presentarán al entrenador interino el martes. Las opciones más probables parecen el entrenador de la línea ofensiva Tony Sparano y el coordinador ofensivo Greg Olson.

Allen es el tercer entrenador despedido durante una temporada por Oakland desde que llegó Davis. Mike Shanahan perdió el puesto después de cuatro encuentros en 1989 y Lane Kiffin se quedó sin empleo luego de disputar también cuatro partidos en la campaña de 2008.

Los Raiders han hilvanado 11 campañas seguidas sin una foja ganadora o un boleto de postemporada. Oakland tendrá su octavo entrenador desde 2003.

Allen y el gerente general Reggie McKenzie fueron contratados después de que el equipo finalizó con un récord de 8-8 bajo las órdenes del estratega Hue Jackson en 2011. En aquel entonces, Oakland se quedó a un juego de avanzar a los playoffs.

Se esperaba que Allen y McKenzie corrigieran la situación en una franquicia que perdió el rumbo desde los últimos años de Davis como dueño. En vez de ello, el equipo ha empeorado.

Durante sus primeros dos años, los Raiders se vieron afectados por la falta de selecciones destacadas en el "draft" y por una situación comprometida en el tema del tope salarial, resultado de contratos desventajosos suscritos por Davis.

Pero después de desmantelar el plantel en los primeros dos años, el propietario actual Mark Davis esperaba que los Raiders fueran mucho más competitivos en esta campaña. Oakland tuvo un amplio espacio respecto del tope salarial antes de la temporada y contó con buenos complementos en el reclutamiento.

AP