30 de octubre de 2014 / 02:15 a.m.

Los Ángeles Lakers anunciaron de manera oficial que el alero novato Julius Randle será baja por lo que resta de temporada al sufrir una fractura en la tibia de la pierna derecha, de la que ya fue operado.Randle, de 19 años, fue intervenido por el cirujano Donald Wiss, en Centro Médico Cedars-Sinai, de Los Ángeles, y aunque superó con éxito la intervención, no podrá volver a jugar en toda la temporada del 2014-2015.La lesión ocurrió la pasada noche en la recta final del partido inaugural que los Lakers disputaron nte los Rockets de Houston y perdieron en su campo del Staples Center por 90-108.Randle, seleccionado con el número siete por los Lakers en el pasado sorteo universitario, cayó mal en un intento de rebote bajo los aros de los Rockets.El novato de los Lakers, que tuvo que retirarse en camilla del campo, se lesionó él mismo mientras saltaba entre dos jugadores de los Rockets y al caer al suelo se dio cuenta que no podía mover la pierna derecha.Randle quedó sentado contra la base de la canasta de los Rockets hasta que recibió ayuda por parte de Gary Vitti, el preparador físico del equipo, y el resto de sus compañeros, incluido el escolta Kobe Bryant estuvieron a su lado hasta que fue retirado del campo."Le dije que mantuviese la moral alta. Que no pensase mucho en lo sucedido", declaró Bryant tras concluir el partido. "Sólo puedes controlar lo que puedes controlar. Es parte del proceso. No puedes preocuparte por esas cosas y estoy seguro que volverá para ser mejor jugador".Randle disputaba su primer partido como profesional y apenas estuvo 14 minutos en el campo, tiempo en el que aportó dos puntos (1-3, 0-0, 0-2), perdió un balón y cometió una falta personal.Durante la pretemporada, Randle mostró progresos en su juego en los ochos partidos que disputó y en los que logró promedios de 8,8 puntos y 5,8 rebotes en 20,9 minutos por encuentro.El nuevo entrenador de los Lakers, Byron Scott, también se mostró entristecido por la lesión que sufrió Randle."Esto rompe el corazón. Vi su trabajo y su progreso. Estaba mejorando cada día y en el primer partido se parte. Nadie esta contento con el resultado, pero todos los jugadores están mal por la lesión", esgrimió. "Me siento fatal por él. Estaba llorando y le dije que fuera fuerte".Scott también admitió que tras la lesión de Randle el equipo dejó de pensar en el baloncesto y la reacción fue algo comprensible y humano.Los jugadores de los Rockets antes de abandonar el Staples Center se interesaron por el estado de Randle y le desearon suerte.

AGENCIAS