12 de junio de 2014 / 04:14 a.m.

Los Rangers de Nueva York se mantuvieron vivos en la Final de la Stanley Cup al vencer 2-1 a los Kings de Los Angeles y forzar el Juego 5 el viernes en Los Ángeles.

La afición y jugadores neoyorquinos le deben las gracias al portero Henrik Lundqvist que estuvo bajo presión durante los últimos 30 minutos del partido pero estuvo listo para cualquier reto de los Kings.

En total Lundqvist detuvo 39 de 40 a Los Ángeles que estaban tratando de ganar la Stanley Cup por segunda vez en tres temporadas. Ahora tendrán que esperar mínimo a al viernes para el Juego 5 en el Staples Center.

En el primer periodo los Rangers tomaron ventaja del partido en el primer periodo cuando un tiro de Justin Moore fue desviado por Benoit Puliot para poner la pizarra 1-0.

Martin St. Louis incrementó la ventaja de Nueva York 2-0 en el segundo periodo pero como se ha visto en los playoffs que los Kings saben regresar de esa diferencia en el marcador.

Como referencia vean los regresos de Los Angeles en los Juegos 1 y 2.

Dos minutos después del gol de St. Louis, Dustin Brown venció a Lundqvist en uno a uno para acortar la diferencia 2-1.

De ahí en adelante, los Kings estaban determinados en empatar y barrer a los Rangers. Se ha dicho en esta serie que Los Ángeles ha tenido toda la suerte y las cosas cambiaron sobretodo en el tercer periodo.

Los Kings tuvieron 15 tiros en los últimos 20 minutos y sólo 1 por Nueva York. Pero ninguno pudo entrar. Es más dos veces el puck se detuvo justamente en la línea roja antes de que ingresara a la portería por lo que Rangers aguantó para ganar 2-1.

Los Ángeles sigue al frente 3-1 y ahora regresan a casa para buscar asegura el campeonato.

JOSÉ MANUEL VILLALVA