19 de febrero de 2013 / 02:16 p.m.

 Al renunciar al pontificado, Benedicto XVI dio una lección a aquellos que están aferrados al poder y llamó a todos a volver al mensaje original del evangelio, dijo el vicario general para el estado Vaticano, el cardenal Angelo Comastri.

“"En un mundo de personas aferradas al poder, ávidas de subir cada vez más, cómo es evangélico y contracorriente, el gesto de aquel que dice honestamente: perdonadme, no tengo más fuerzas”", dijo el cardenal a laRadio Vaticana.

El purpurado destacó el gesto del pontífice, quien al no poder más, pidió que Jesús llame a otro al frente de la Iglesia mientras él se retira en silencio y oración.

Comastri reveló haber sentido un dolor intenso al escuchar la renuncia de Joseph Ratzinger.

Sin embargo, definió al Papa como una persona “valientemente humilde”, que “"ha dado un golpe al orgullo de todos”".

"“No hizo otra cosa que llamarnos a la fuente del evangelio porque la Iglesia rejuvenece, no tomando en cuenta las modas del momento, sino recuperando la frescura del origen, reencontrando la fidelidad al evangelio y purificándose.

“"La juventud de la Iglesia es quitar todo el polvo que los siglos puedan haber depositado y recuperar el rostro joven del Pentecostés”", concluyó el cardenal.

Notimex