12 de agosto de 2014 / 02:06 a.m.

El motivo por el cual el Monterrey no ha mantenido el mismo nivel durante los 90 minutos, no ha sido fácil de detectar en el seno rayado. Al menos no en su último partido contra Veracruz al que vencían 1-0, pero en los últimos 20 minutos lo perdieron por 2-1.

Tal y como ocurrió frente a Santos, los Rayados dominaron el primer tiempo, generaron las ocasiones más claras de gol, pero en las segundas mitades su postura ha cambiado.

El lateral izquierdo Efraín Velarde afirmó que nunca se conformaron con la ventaja mínima en el puerto, pero al querer responder por qué cambió el equipo en el segundo tiempo, su explicación careció de claridad.

"Es difícil encontrarle una respuesta a lo que pasa en cada partido. En el futbol pasan muchas circunstancias durante el encuentro, muchas situaciones mentales. Veracruz adelantó líneas en el segundo tiempo ya mencionando lo que ellos se están jugando en el no descenso. Y nosotros pues tratamos de a mantener la ventaja, pero no pudimos hacerlo de la mejor manera y siguiendo con el juego ofensivo.

"A nosotros nos faltó tener mayor posesión de balón para salir más y tener más ocasiones de gol. También pasa que si hubiésemos sido más contundentes en el primer tiempo, yo creo que el partido habría sido diferente", expresó.

¿El cambio de postura fue cuestión táctica, de actitud, mental o un aspecto físico?"Son muchas cosas que se conjugan, nosotros no mantuvimos intensidad, no tuvimos el balón... pero es difícil contestar esa pregunta. Fue un trago muy amargo lo que pasó el viernes, pero ya no podemos pensar en eso, se vienen 6 puntos importantísimos (los que tienen en puerta en casa), pero primero nos enfocamos jugar contra Cruz Azul".

Por su parte, el central colombiano Stefan Medina, reconoció que en el segundo tiempo el equipo resintió la humedad del puerto jarocho.

"Tenemos que ser un poco más responsables y saber que tenemos que entrar en los segundos tiempos de igual manera, tratar de dar ese máximo potencial y tener la misma intensidad.

"Pero hay circunstancias que aunque no quiera afectan el grupo, y obviamente la humedad estaba demasiado fuerte. En el primer tiempo Veracruz también se vio cansado y en el segundo tiempo cambian las cosas. Entonces fue un partido controlado dentro de todo y extraño también porque en 10 minutos te voltearon un marcador a favor", opinó.

Un fenómeno similar al del viernes pasado ocurrió en la jornada 3 contra santos en el Estadio Tecnológico. Rayados fue dominador en el primer tiempo, pero en el segundo se descompuso. Aunque la actitud del equipo fue positiva y el técnico Carlos Barra realizó movimientos agresivos, Rayados dejó de ser lo peligroso de la primera mitad.

La teoría de que el Monterrey vuelve acusar problemas físicos se contradiría con la reacción del equipo durante el segundo tiempo en la altura de Pachuca. A diferencia de las últimas dos jornadas, hace tres semanas Rayados elevó su nivel en la recta final del segundo tiempo y terminó por imponerse a los Tuzos.

JAIME GARZA