7 de enero de 2014 / 02:42 p.m.

Hace casi 15 años, el Monterrey salvó su vida en aquella "batalla del 9 de mayo".

A propósito de la visita de este domingo a Puebla, bien valdría la pena honrar una historia de supervivencia como la que protagonizaron los Rayados de plantel limitado pero corazón gigantesco en la última jornada del torneo verano 1999.

De la mano del líder Antonio Mohamed, el Monterrey permaneció en Primera división tras empatar 1-1 ante la Franja en un sentimental estadio Tecnológico.

El Tec se puso de pie y entró en júbilo cuando el Sergio Alvin Pérez puso en ventaja al Monterrey. Pero enseguida Gilberto Giménez empató 1-1 y la algarabía se apagó. El drama se extendió hacia el cierre, especialmente cuando la hinchada rayada contuvo la respiración al encontrar sin marca a Martín Ubaldi, con el arco abierto, pero el argentino perdonó a Rayados y los miles de hinchas superaron el gran susto.

 

Con el empate, el Monterrey mantendría su categoría y el Puebla descendería, y por ello, cuando llegó si silbatazo final, las lágrimas comenzaron a escurrir en cada rincón del Tec... pero eran lágrimas de alegría en una historia de supervivencia. En una reseña que pasaría a la inmortalidad.

JAIME GARZA