16 de febrero de 2014 / 07:54 p.m.

 

Solo un día después de que sus principales rivales obtuvieron sendas victorias en la liga española, el Real Madrid respondió con firmeza el domingo al vencer 3-0 en cancha del vecino Getafe.

Con los tres puntos cosechados, el equipo "merengue" se colocó con 60 junto a Barcelona y Atlético de Madrid, los tres agrupados en la cima de la clasificación por la 24ta fecha.

El Barsa, que goleó el sábado 6-0 al Rayo Vallecano, es líder técnico por mejor balance goleador sobre los equipos madrileños; el Atlético, también vencedor 3-0 sobre el Valladolid, marcha tercero.

En ausencia del astro Cristiano Ronaldo, quien cumplía el segundo de sus tres partidos de sanción, el canterano Jesé Rodríguez, Karim Benzema y Luka Modric decantaron la balanza por el Madrid, segundo clasificado, con goles a los cinco, 27 y 66 minutos.

El Getafe, que acumula nueve fechas sin ganar y apenas dos unidades de las últimas 27 en juego, marcha quinto desde atrás.

Rodríguez reafirmó su condición de estrella emergente al abrir el camino del triunfo con un golazo digno de Cristiano: asistido por el galés Gareth Bale, controló un balón en carrera, encaró al argentino Lisandro López y a Juan Valera y colocó, con el interior de la diestra y sin necesidad de levantar la mirada, una comba perfecta al poste largo del arquero. Su quinto tanto en tres partidos de titular.

Inaugurado el marcador, el Madrid jugó a placer y administró su ventaja con oficio, limitando las ofensivas del Getafe a una escapada de Adrián Colunga que abortó Pepe tras un fallo inicial y un tiro de esquina envenenado de Pedro León, que resolvió con seguridad el portero Diego López.

Disparos seguidos de Modric y Bale recordaron la pegada "merengue" y los visitantes ampliaron poco después en un contraataque conducido por Rodríguez y prolongado por el argentino Angel Di María con una estupenda diagonal que Benzema pinchó y cruzó fríamente ante Miguel Moyá.

El goleador francés, rebosante de confianza tras su 14ta diana del torneo, aún tuvo tiempo de servir un balón de oro a Bale previo al descanso, que el extremo lanzó inexplicablemente fuera.

La segunda mitad sirvió al Madrid para madurar el partido y elaborar el tercero cuando Modric estrenó su cuenta en liga con un zapatazo lejano.

AGENCIAS