15 de octubre de 2014 / 04:54 a.m.

Billy Butler produjo la carrera de la ventaja en el sexto inning, y el bullpen de los Reales resultó tan esplendoroso como dos jugadas defensivas de Mike Moustakas, para que Kansas City venciera el martes 2-1 a los Orioles de Baltimore y se colocara a una victoria de la Serie Mundial.

El antesalista Moustakas realizó dos atrapadas de fantasía, y los relevistas de Kansas City maniataron a los Orioles para salvaguardar la ventaja mínima. Así, los Reales hilvanaron su décima victoria consecutiva en la postemporada, incluidas siete este año.

Lo único que ha sido capaz de frenar a los Reales en estos playoffs es la lluvia, que obligó a posponer el lunes el tercer enfrentamiento de la serie. Si no hubiera sido por eso, Kansas City quizás ya tendría en el bolsillo el boleto al Clásico de Otoño.

Los Reales lo buscarán el miércoles, en el cuarto duelo, cuando colocarán en la lomita a Jason Vargas. Kansas City no se clasificaba siquiera a una postemporada desde 1985, cuando conquistó la Serie Mundial.

El mexicano Miguel González lanzará por los Orioles, en busca de salvarlos de la eliminación.

Jeremy Guthrie, de los Reales, y Wei-Yin Chen, de los Orioles, se enfrascaron en un tenso duelo de pitcheo durante cinco episodios.

La pizarra estaba empatada 1-1, cuando Chen permitió un sencillo de Nori Aoki en el comienzo del sexto inning. Eric Hosmer siguió con un sencillo, cuando había un out, para poner corredores en las esquinas.

El manager de los Orioles, Buck Showalter, envió al montículo al relevista Kevin Gausman, especialista en la recta, para enfrentar a Butler.

Butler, bateador designado de los Reales, elevó un globo al jardín izquierdo para romper el empate. Fue el ejemplo más claro de cómo Kansas City ejecuta bien las pequeñas jugadas que marcan la diferencia.

Uno de los mejores bullpens en las Grandes Ligas se encargó del resto.

Jason Frasor se llevó la victoria, al formar parte del intratable relevo, junto con el dominicano Kelvin Herrera, Wade Davis y Greg Holland. Cada uno lanzó un episodio sin admitir carrera.

Dieciséis bateadores de Baltimore fueron retirados en orden en el cierre del partido. Holland se acreditó su tercer salvamento de la serie, lo que desató una ruidosa celebración en el graderío.

Fue el 13er juego decidido por diferencia de una sola carrera en esta postemporada, lo que igualó un récord impuesto en 2011 e igualado en 2013. Seis encuentros se han tenido que dirimir en extra innings, incluida la victoria de los Gigantes sobre los Cardenales en 10 entradas, registrada horas antes, en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

Luego de que no logró tener la ventaja en los dos primeros juegos de la serie, Baltimore pegó primero esta vez y silenció temporalmente a una multitud que atestó el parque en una noche fría.

Pero el entusiasmo del público volvió pronto, en buena medida gracias a Moustakas.

En el cuarto episodio, el tercera base se lanzó para atrapar de aire una línea de Steve Pearce, que parecía un sencillo inevitable. En el sexto, Moustakas persiguió un globo de Adam Jones en territorio de foul, se estiró junto a una valla cerca del dugout y conservó la pelota en el guante, pese a caer de cabeza al otro lado de la cerca.

Por los Orioles, los dominicanos Alejandro de Aza de 4-0, Nelson Cruz de 4-0.

Por los Reales, los venezolanos Alcides Escobar de 4-1, Salvador Pérez de 3-0, Omar Infante de 3-1.