21 de octubre de 2014 / 02:32 p.m.

Los Reales de Kansas City han elegido darle la pelota para el Juego 1 de la Serie Mundial a James Shields cuyo apodo es Big Game por una reputación de jugar bien en momentos grandes y el manager Ned Yost confía que haga un buen trabajo.

Es lógica la elección de Shields, ya que él pues de los pocos jugadores de los Reales que tienen experiencia en postemporada y en Serie Mundial. Él estuvo en el equipo de los Rays de Tampa Bay que llegó al Clásico de Otoño en el 2008. Además fue al Juego de Estrellas en el 2011.

No obstante, en las salidas que ha tenido en esta postemporada no ha reflejado ser el mejor pitcher de Kansas City que de cualquier manera ganaron esos partidos.

En el Juego de Comodín ante los Atléticos de Oakland permitió cuatro carreras en cinco entradas lanzadas. En el partido 3 de la Serie Divisional contra los Angelinos le conectaron seis hits en seis entradas. Pudo limitar el daño a dos carreras. Además en el Juego 1 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante los Orioles permitió 10 hits en cinco entradas y dejo cuatro carreras.

Su efectividad de carreras limpias en la postemporada es de solamente 5.63 y en general en su carrera es de 5.19.

De todos los abridores de Kansas City, Shields tiene la tarea más complicada porque San Francisco tendrá en el montículo a Madison Bumgarner que ha tenido un gran playoff. Entonces si los Reales buscan seguir invictos en la postemporada probablemente Big Game James tendrá que cumplir con su apodo.

Por otro lado, Shields dio a conocer que durante la Serie de Campeonato de la Liga Americana estaba sufriendo mucho dolor por cálculo renal por lo que no pudo festejar mucho el boleto a la Serie Mundial de Kansas City. Afortunadamente, no requirió de cirugía y va a iniciar el Juego 1 ante los Gigantes.