23 de febrero de 2013 / 11:44 p.m.

Guadalajara.- En el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se logró gracias a un trasplante de corazón salvar la vida a una mujer que sufrió un infarto cardiaco masivo cinco días después de dar a luz, informó el especialista Manuel Cervantes Ocampo.

El titular de la Jefatura de Servicios de Prestaciones Médicas del organismo señaló que hace seis meses de la hazaña médica, con particularidades que la hacen única en el país, debido a las condiciones de extrema gravedad en que se encontraba Margarita.

"La paciente, de 37 años, receptora del corazón sigue con vida y capacidad para cuidar a sus cuatro hijos, el más pequeño de ellos nacido apenas el 5 de agosto", aseguró el médico.

Cervantes Ocampo refirió que se trató del tercer trasplante cardiaco hecho en el citado nosocomio en 2012, realizado con la prioridad de "urgencia cero".

Añadió que esto significa que el infarto masivo que sufrió esta mujer tiene una tasa de letalidad muy alta "generalmente una persona con un evento de este tipo sin un trasplante no sobrevive más allá de 30 días", de ahí que una vez diagnosticada, se incluyó en la lista de espera con esa prioridad: urgencia cero.

Indicó que la atención inicial de Margarita fue en el Hospital General de Zona (HGZ) No. 14 también del IMSS en el estado, a donde fue llevada por sus familiares luego de haberse sentido mal en su domicilio.

"Tuvo una disección espontánea del tronco de la arteria coronaria izquierda", complicación muy poco frecuente en el mundo, que en términos coloquiales significa que dicha estructura "se parte y compromete el flujo sanguíneo", explicó.

En su hospital de zona, continuó el médico, la paciente se conectó a un equipo de asistencia respiratoria y se le dio el soporte y seguimiento que su urgencia ameritaba, lo que implicó su traslado al Hospital de Especialidades donde tras 12 días de espera, fue sometida al trasplante que salvó su vida.

La donación llegó de la Ciudad de México, a donde un grupo de cirujanos se trasladó para extraer el corazón que se donó a Guadalajara, mientras que el resto de los órganos: riñones, córneas e hígado, se quedaron algunos en la propia capital del país y otros se enviaron a Monterrey.

La llamada fue por la noche del 16 de agosto, con la coordinación extrema que este tipo de eventos requiere porque lo más importante es el llamado 'tiempo de isquemia', es decir, lo máximo que puede durar un órgano fuera del cuerpo sin flujo sanguíneo.

Cervantes Ocampo destacó que el tiempo de isquemia, sobre todo en lo que respecta al corazón, no debe rebasar las cuatro horas, de ahí que la sincronización en estas cirugías, sea fundamental.

"El corazón se extrae y se le aplica una solución especial para su preservación, sin embargo no es lo mismo que la sangre", dijo.

Agregó que mientras tanto los cirujanos hacían la extracción y traslado del órgano, en Guadalajara, la paciente estaba ya lista para ingresar al quirófano, lo cual ocurrió en las primeras horas del 17 de agosto, "salió a las cinco y media de la mañana de la cirugía", destacó.

La cirugía de trasplante duró las dos a tres horas que en promedio toman este tipo de intervenciones, pero el hecho de tratarse de una puérpera con daño a nivel renal y hepático debido a la falta de flujo sanguíneo por el infarto cardiaco masivo que presentó, le dio ese carácter único al evento quirúrgico, reiteró el experto.

Además, por el hecho de haber tenido un parto muy reciente, la atención de Margarita implicó también la vigilancia de su sangrado vaginal, que no fuera muy abundante y empeorara su situación.

Además de ayudarla en la extracción de leche ya que su acumulo podría haber significado no sólo congestión de sus glándulas mamarias, sino el desarrollo de fiebre, nada favorable en su extrema gravedad.

En el caso de Margarita, dijo, se conjuntaron varios factores: un diagnóstico oportuno, una atención y soporte médico adecuado y la donación del corazón que le hacía falta, pero además se contó con el trabajo en equipo de prácticamente todos los servicios del hospital.

"Médicos internistas, cirujanos, ginecólogos, terapeutas físicos, nefrólogos, enfermeras, trabajadores sociales, camilleros, personal de intendencia, en fin, prácticamente todo el hospital se involucra", dijo.

Con el trasplante cardiaco hecho a Margarita, el Hospital de Especialidades llegó a tres en 2012 y un acumulado de 18 desde el 2002 en que inició este programa, expuso.

NOTIMEX