2 de noviembre de 2014 / 11:36 p.m.

El quarterback Mark Sánchez tuvo su reaparición en la NFL, al reemplazar durante el juego al lesionado Nick Foles y liderar a las Águilas de Filadelifa a la victoria 31-21 sobre los Tejanos de Houston.

Foles sufrió aparentemente una fractura de clavícula y Sánchez vio su primera acción en temporada regular desde diciembre 2012.

Mark Sánchez entró al duelo fresco y se mostró. En su primer pase conectó un envió de 60 yardas con Jeremy Maclin.

El ex Jet de Nueva York Mark Sánchez pudo completar 15 de 22 envíos para 202 yardas y dos pases de anotación. No todo fue bueno para Sánchez ya que también tuvo dos intercepciones.

Al final del partido el corredor LeSean McCoy que nunca vieron a Mark Sánchez como un mariscal de campo suplente.

Su último partido con los Jets fue el 30 de diciembre 2012 cuando tuvo una tarde pésima donde solamente completó 17 de 35 pases para 205 yardas y un touchdown al ser derrotados 28-9 por los Bills de Buffalo.

En la pretemporada 2013 sufrió una lesión en el hombro que lo dejo fuera todo el año. De está forma terminó su era en Nueva York. En la agencia libre pasada decidió firmar como suplente con Filadelfia y fue paciente hasta el domingo ante Houston.

Mientras él tuvo un buen partido, uno no puede ignorar como su antiguo equipo ha lucido en la presente campaña. Incluyendo, la derrota ante Kansas City, los Jets ha perdido ocho partidos al hilo y tiene marca de 1-8. Mientras que los quarterbacks Geno Smith y Michael Vick han sido un fiasco. Sobretodo Geno Smith, quien en dos campañas con Nueva York tiene 19 touchdowns y 31 intercepciones.

Es sólo un partido para Mark Sánchez pero por hoy él está sonriendo mientras que Rex Ryan está viviendo una pesadilla.

JOSÉ MANUEL VILLALVA