11 de febrero de 2014 / 03:11 a.m.

La porra Rebel salió al paso y se deslindó de haber participado en las expresiones racistas que la directiva de León denunció, sufrieron los jugadores Eisner Loboa y Franco Arizala en el partido del pasado sábado en el Estadio León, que Universidad ganó por 1-2.

Germán Gudiño, vocero de la Rebel, el grupo de animación más numeroso de Pumas, dijo que incluso hubo gente de su porra que se quedó sin poder ingresar al estadio aún y cuando tenían boletos que habían adquirido.

"La Rebel, de México a León llevó cuatro camiones, unas 200 personas, llegamos allá como a las siete de la noche o un poco antes. Llegando allá había mucha gente, estaba lleno, íbamos a entrar por la puerta 10 y no nos dejaron, nos tuvieron parados; se acabó el primer tiempo y seguíamos afuera, después nos dijeron 'vayan a buscar otra puerta para entrar porque aquí ya está lleno'. La banda se enojó y les dije que el que quisiera entrar le buscara por dónde. Entramos como 40 o 50, pero todos regados y en distintas zonas, a mí me tocó entrar atrás de las bancas como con seis personas, porque ya todo estaba lleno y sobrevendieron los boletos, la misma gente de seguridad nos lo dijo", relató Gudiño a La Afición.

A Germán Gudiño se le preguntó si la Rebel se deslinda de esta situación, por las cuestiones que él mismo relata. "La Rebel se deslinda porque la gran mayoría no entró y se quedó afuera y tenemos los medios para comprobarlo. Hemos ido a todos los estadios y jamás ha sido nuestra forma de meternos con la gente así y ser racistas, qué casualidad que pasa otra vez lo mismo con gente de León y la misma gente de allá lo sabe, ese día no nos dejaron entrar. No sé, son gente de allá de los alrededores, hubo sobrecupo y porque no lo dicen".

Gudiño matizó que en su visita a León todo transcurrió con calma y que no sufrieron agresiones "pero lo que nos molesta es que nos quieran aventar esto cuando la gran mayoría ni entró y aparte íbamos con boletos pagados".

HIGINIO ROBLES