7 de marzo de 2013 / 01:51 p.m.

El ministro de Defensa de Malasia, Zahid hamidi, rechazó hoy la declaración de alto el fuego ofrecida por el sultán de Joló, el filipino Jamalul Kiram III, tras los enfrentamientos entre sus seguidores y las fuerzas de seguridad malasias que han causado al menos 40 muertos en la isla de Borneo.

""La oferta unilateral de alto el fuego no será aceptada por Malasia a menos que los militantes se rindan de manera incondicional"", declaró el ministro de Defensa en un mensaje publicado en Twitter.

El portavoz del sultán, Abraham Idjirani, hizo pública hoy en una conferencia de prensa celebrada en Manila la oferta del sultán quien instó al Gobierno malasio a sumarse al alto el fuego, indicaron los medios locales.

"El sultán declaró por un alto el fuego unilateral en el Sultanato de Joló efectivo a esta hora, 12.30 horas (5.30 GMT) del jueves", declaró Idjirani.

El portavoz señaló que la declaración también responde al llamamiento del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien pidió el fin de la violencia e instó el diálogo entre todas las partes para encontrar una solución pacífica.

Las fuerzas de seguridad continúan con las tareas de búsqueda de decenas de rebeldes filipinos que desembarcaron entre los pasados 9 y el 11 de febrero en la provincia malasia de Sabah, en Borneo, para reclamarla como parte del antiguo sultanato de Joló.

Al menos 13 milicianos filipinos murieron el martes en el ataque con aviación y artillería del Ejército filipino, que se suman a los 19 rebeldes filipinos y ocho policías fallecidos el pasado fin de semana durante enfrentamientos librados en el distrito de Lahad Datu.

El sultán de Joló envió a sus seguidores a esta parte de Borneo tras entender que sus reivindicaciones sobre este territorio habían quedado fuera del acuerdo marco de paz alcanzado el pasado octubre entre el Gobierno filipino y el Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), la principal organización separatista de Filipinas.

El sultanato de Joló, establecido en el siglo XV, cedió Sabah a la Compañía Británica de Borneo Norte en 1878 y el territorio se incorporó a Malasia en 1963, contra los deseos del entonces sultán y el Gobierno filipino.

Desde entonces, las autoridades malasias pagan una suma simbólica a los descendientes del sultanato de Joló, que llegó a abarcar partes del sur de Filipinas y el noreste de Borneo y fue anexionado en 1917 por Filipinas, entonces bajo el dominio de Estados Unidos.

El sultán mantiene el título honorífico, aunque Joló (también Sulu) dejó de ser un sultanato para dividirse en varias provincias filipinas que hoy día forman parte de la Región Autónoma del Mindanao Musulmán.

EFE