18 de marzo de 2013 / 02:42 p.m.

Guadalajara • El pediatra neonatólogo adscrito al Hospital General Regional 46 del IMSS en Jalisco, Francisco de Asís Ibarra Hernández, recomendó a la madres de familia retirar de manera paulatina la lactancia materna a niños mayores de un año de edad, a fin de facilitar el cambio de alimentación para el infante.

Indicó que el objetivo es que el niño resienta menos el cambio, sobre todo por el vínculo emocional que establece con su madre durante la lactancia debido a la necesidad de afecto y protección que requiere.

Explicó que la necesidad del seno materno puede aumentar durante la noche, dado que en el día el infante puede tener otras distracciones que le hagan sentir en menor proporción la necesidad de apego a la mamá.

Recomendó que la lactancia materna se brinde hasta los dos años de edad, "y aunque después de los seis meses el menor entra en la etapa de ablactación, en donde incorpora a su dieta otros alimentos como papillas e incluso fórmulas lácteas, la leche materna debe continuar siendo su principal alimento".

Detalló que en los primeros tres o cuatro días, la lactancia debe ser a libre demanda del infante, dado que la mamá produce en este periodo el llamado calostro en cantidades regulares, por lo que el niño podría pedir ser alimentado cada media hora y mostrarse inquieto".

Precisó que posterior al cuarto día, la mujer produce la llamada leche de transición en mayor volumen, por lo que se recomienda alimentar al bebé vía seno materno cada tres horas.

Reiteró que la lactancia materna protege al niño contra diversas enfermedades, entre ellas alergias y obesidad infantil, además brinda beneficios a la mamá como el hecho de prevenir sangrado postparto, ayudarle a recuperar su peso corporal y aumentar la protección de enfermedades como el cáncer de mama y de ovario.

Subrayó que a excepción de que la madre presente una enfermedad, todas las mujeres tienen la capacidad para brindar lactancia materna, "lo importante es aprender la técnica adecuada para alimentar al bebé y facilitarle el acceso a la leche".

Destacó que existen mitos como el hecho de que la mujer debe incluir en su dieta el consumo de atole o bebidas con cebada para producir más cantidad de leche materna, "lo cual no está comprobado, lo que sí está indicado es que la mamá se alimente sanamente para incrementar la calidad nutricional de la lactancia".

Señaló que la leche materna puede conservarse de manera adecuada en bolsas de plástico especiales, esto para las mujeres que debido al trabajo no pueden alimentar cada determinado tiempo a su bebé.

Afirmó que la leche materna refrigerada, puede durar hasta tres días sin perder sus propiedades, y si es congelada algunos meses".

"Lo ideal es que la mujer deposite la leche en las bolsas especiales previo a dejar al niño en la guardería o con la persona que lo cuide mientras ella trabaja, para que pueda ser alimentado mediante el biberón con la leche producida por la mamá".

Aconsejó a la futura mamá, sobre todo si es primeriza, preguntar sus dudas respecto a la lactancia materna a personal especializado de su Unidad de Medicina Familiar (UMF), donde incluso se imparten pláticas sobre el tema.

NOTIMEX