11 de febrero de 2013 / 08:15 p.m.

Saltillo • México.- "La Iglesia no se queda en una situación caótica", subrayó el Obispo de la Diócesis de Saltillo, Fray Raúl Vera López, durante una rueda de prensa para hablar sobre la renuncia del Papa Benedicto XVI.

Señaló que tras este anuncio, ahora se convocará el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.

Reiteró que la dimisión de Benedicto XVI fue libre y consciente, además con suma seriedad, lo cual expone en su carta, donde señala que no tiene las fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino.

Subrayó qué el nuevo dirigente del Vaticano deberá estar consciente de los retos que tiene la Iglesia ante los cambios y transformaciones, y velar por la paz, además de tener la fuerza necesaria en cuerpo y espíritu.

Por su parte, el Obispo de la Diócesis de Ciudad Victoria, Antonio González Sánchez, dijo que la renuncia del Papa Benedicto XVI, fue una sorpresa que no se esperaba.

Reconoció su valiente actitud de reconocer que física y espiritualmente ya no estaba capacitado para ejercer su ministerio que le fue encomendado hace ocho años.

González Sánchez, subrayó que esta decisión no afecta a los católicos y expresó sentir tristeza porque el Papa ya se había ganado el cariño de muchos católicos y porque "estaba limpiando la casa por dentro".

Autoridades eclesiásticas en el Bajío mexicano, donde se registró la visita del Papa Benedicto XVI en marzo de 2012, recibieron con sorpresa la renuncia del Pontífice, trayendo a la mente su reciente visita y su legado.

Monseñor Benjamín Castillo Plascencia, Obispo de Celaya, dijo que la renuncia es justificable, porque si bien el Papa tiene una capacidad intelectual extraordinaria, no así su salud.

"No esperábamos que renunciara, yo creo que nadie lo esperaba, pero por otro lado es una decisión que me parece justa si él mismo cree que es necesario, se me hace algo valiente de su parte, casi inusual, por ahí hubo un Papa que renunció pero hace más de 600 años que no sucedía, entonces desde luego que nos extraña", dijo.

Por su parte, el Obispo de Irapuato, José de Jesús Martínez Zepeda, destacó que Benedicto XVI cumplió con la tarea de su pontificado.

"Fue muy importante porque venía después de nuestro queridísimo Beato Juan Pablo II, lo hizo con mucha altura, con mucha categoría; claro, es una personalidad muy distinta, el otro Papa dominaba los medios de comunicación, pero el Papa Benedicto XVI era un intelectual, respondía con una finura, con una capacidad asombrosa.

El vocero de la Arquidiócesis de León, José de Jesús Ibarra Andrade, indicó que la renuncia de Benedicto XVI es sorpresiva pero oportuna y honesta.

"Considero que es oportuna, claro, a todos los católicos nos hubiera gustado que el papa siguiera. Fue realmente sorpresivo porque nosotros estábamos en los preparativos de la bienvenida del nuevo arzobispo, incluso por ahí preparábamos una edición sobre el primer aniversario de la visita apostólica del papa Benedicto XVI, fue algo muy sorpresivo, estamos un poco consternados", dijo.

Mientras que e obispo de Querétaro, Faustino Armendáriz Jiménez, destacó la humildad que demostró el Papa Benedicto XVI al anunciar su renuncia al cargo.En un comunicado, el obispo de la diócesis de Querétaro reconoció que "la renuncia del Santo Padre Benedicto XVI al gobierno de la Iglesia Universal ha sido sorprendente para todos nosotros".

Sin embargo, agregó que "comprendemos este acto de profunda humildad del Santo Padre debido a su avanzada edad".

NOTIMEX