JESÚS ALEJO SANTIAGO
23 de junio de 2013 / 07:49 p.m.

A cuatro años de la muerte del escritor, se publica un libro que ofrece un retrato de un personaje esencia de la cultura mexicana, a través de la mirada de 22 personajes, discípulos, colegas y amigos.

 

México • Con la presentación del libro Alejandro Rossi (Conaculta/UNAM/FCE/El Colegio Nacional, 2013) se rindió homenaje al escritor y filósofo a cuatro años de su fallecimiento, durante una sesión en la que se abordó al excelente conversador y al dueño de una palabra que apostaba por lo cotidiano.

"Sucede con él lo que sucede con Borges", a decir de Juan Villoro: "la cuestión más simple que creías conocer, por ejemplo la historia de un botón o la necesidad de reflexionar sobre el teléfono, se convierten en él en tratado de sabiduría instantánea."

El acto de presentación y homenaje, el poeta Luigi Amara destacó la atención a lo cotidiano que tenía la escritura de Alejandro Rossi, quien "me señaló una ruta posible para el pensamiento: no hacia lo nimio y lo banal, como lo han querido ver algunos, sino hacia otra forma de preguntarse y de estar frente a las cosas, frente a aquello secundario, pero que de alguna manera nos constituye, nos conforma y es casi nuestro esqueleto".

Ruy Pérez Tamayo rescató un viejo artículo publicado con motivo de la aparición de La fábula de las regiones para reconocer que en el escritor mexicano, de origen italiano, se concentraba una mirada irónica, sugestiva y un tanto humorista, mientras la fotógrafa Paulina Lavista evocó los años de amistad compartida y, sobre todo, la suerte que tuvo para poder tomar infinidad de imágenes de Rossi, "uno de mis más entrañables amigos".

El volumen ofrece un retrato de un personaje esencia de la cultura mexicana, a través de la mirada de 22 personajes, discípulos, colegas y amigos, que participaron en el homenaje que se le rindió a Rossi en junio de 2010, para conmemorar el primer año de su muerte, entre quienes se encontraban Teodoro González de León, Enrique Krauze, Adolfo Castañón, Guillermo Sheridan, Fabio Morábito o el rector de la UNAM, José Narro Robles, por mencionar sólo a algunos.