11 de julio de 2013 / 02:26 p.m.

México• Como un poeta difícil y concentrado, un hombre alegre, amable, bromista, simpático y que se tomaba en serio los toros, las mujeres y la poesía, amigos y colegas recordaron al escritor mexicano Alí Chumacero (1918-2010) durante un homenaje celebrado el lunes pasado en la Fundación Miguel Alemán.

En lo que hubiera sido su cumpleaños número 95, los escritores Jaime Labastida Ochoa, Vicente Quirarte, Felipe Garrido y Hugo Gutiérrez Vega homenajearon con cariño al editor, amigo y poeta.

Labastida Ochoa dijo que la amistad que lo unió a Chumacero justo hace 50 años, surgió cuando trabajaron en el Fondo de Cultura Económica (FCE): “Desde entonces mantuvimos una relación porque, a mi manera de entender, una de las características de la personalidad de Alí era que sabía acercarse a los jóvenes, no guardaba distancia con ellos. En aquel entonces me doblaba la edad y, sin embargo, me trató como colega sin serlo, pues apenas comenzaba en esto de los libros”.

El también presidente de la Academia Mexicana de la Lengua se refirió a la poesía de Chumacero como corta, en cuanto a versos se refiere. El director de Siglo XXI Editores comentó que cuando el poeta se retiraba de algún lugar, lo hacía afirmando que tenía que trabajar porque era pobre y de familia numerosa.

Garrido destacó tres aspectos del poeta nayarita: las mujeres, su poesía y los toros. Recordó su labor como editor en el FCE: “Fue un hombre que pasó 70 años de su vida haciendo libros y revistas, y que organizó miles de libros con los autores”, refirió.

De acuerdo con Garrido, Chumacero vivió ligado la mayor parte de su vida al FCE, “donde disfrutó de ese momento en que el Fondo era la editorial más importante que publicaba en español en muchos años. La influencia de Alí como editor no se reduce a México, sino abarca el ámbito de Hispanoamérica”, refirió.

En cuanto a su papel como poeta, subrayó que fue extraordinario, “pues fue un poeta concentrado, intenso y publicó solo tres libros de poesía: Páramo de sueños, Imágenes desterradas y Palabras en reposo”.

Quirarte afirmó que para Chumacero la verdad siempre fue una obsesión, y lo recordó como el patriarca de múltiples generaciones de escritores; aforista insuperable, dueño de talentos sutiles.

Comentó que el autor nayarita encarnó “una de nuestras figuras literarias esenciales” y señaló que a estos dones, que no son pocos, hay que añadir el de poeta ceñido y riguroso.

Beatriz Pagés, secretaria de Cultura del Partido Revolucionario Institucional (PRI), agrupación queorganizó el homenaje, explicó que decidieron hacer este reconocimiento en el 95 aniversario de nacimiento del poeta para recordar su grandeza humana y poética.

“Los invitados recorrieron el valor humano de este gran personaje, cuya característica fundamental era la sencillez, la modestia, en contraste con esa poesía intensa, perfecta, que logró desde el punto de vista técnico”, mencionó.

Este homenaje, comentó Pagés, se une al que hace unos meses la misma Secretaría de Cultura del PRI organizó para conmemorar a Rosario Castellanos, y que son parte de una serie de actividades programadas para honrar a personajes como Octavio Paz, Carlos Fuentes, Rubén Bonifaz, Elena Garro, Ramón López Velarde, Alfonso Reyes, José Vasconcelos y sor Juana Inés de la Cruz, entre otros.

NOTIMEX Y EMILIANO BALERINI