28 de febrero de 2013 / 10:17 p.m.

Un ciclo, organizado por el INBA, buscará, durante todos los miércoles de fin de mes, rescatar a autores importantes que son desconocidos.

 México • Con el análisis de la obra de Miret, un escritor marginal aunque imprescindible para las letras mexicanas, gracias a que reinventó la percepción de la vida cotidiana y monótona a través del humor negro, arrancó aquí el ciclo "Autores secretos".

Se trata de un nuevo segmento organizado por la Coordinación Nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), que buscará a partir de ayer y durante todos los miércoles de fin de mes, rescatar a autores importantes que son desconocidos, tal es el caso de esta primera jornada que fue dedicada a Pedro F. Miret.

El acto, en la Sala Adamo Boari, fue moderado por Raquel Castro, arrancó con una lectura dramatizada de la actriz Luz Aranda, con un cuento que resume el estilo del autor titulado "Última función", que relata la historia de un hombre que simplemente asiste al cine, pero que termina envuelto en un suceso extraordinario e inesperado.

Al respecto, el ensayista y crítico literario José de la Colina opinó que si bien Miret fue un escritor muy marginal por su escritura, no lo fue por su vida, ya que tenía un cierto espíritu de monstruo pues tergiversaba la realidad y, en este sentido, se desarrolló mejor como narrador que como escritor.

"Él lo que quería era contar la realidad que para él era un mundo más fantástico y más extraño, es decir, lo que yo creo que caracterizaba a Miret era tomar lo que para nosotros es un mero hecho de la vida cotidiana, y darle un tono inquietante e intrigante, no sé si divertido", dijo De la Colina.

Posteriormente, se dio lectura a un fragmento de su novela "La zapatería del terror", libro que recientemente acaba de ser reeditado por el Conaculta con el objetivo de difundir parte de su obra.

En su oportunidad, Javier Perucho, editor e historiador literario destacó al público las otras facetas de Pedro Miret, quien se desempeñó como guionista y escenógrafo de cine, así como dramaturgo; fue quien inventó el "lejanismo" en el terreno arquitectónico, incluso el término de periodista corporal.

De este modo, se recordaron los filmes "Nuevo mundo", "Historias violentas", "La hora de los niños", entre otras más. Cabe mencionar, que a la conferencia asistieron las hijas de Pedro F. Miret, Maia y Kiren, así como el escritor Alberto Chimal.

El autor de la obra aún sin publicar "Pedro F. Miret. Un raro del siglo pasado", Perucho, explicó que recuperarlo significa enriquecer nuestro patrimonio literario, cultural y simbólico, pues de alguna manera logró romper con los estereotipos del típico escritor, sobre todo en su cuentística.

Maia Miret, también compartió con el público su testimonio de haber contado con un padre que proveía de momentos fantásticos actividades tan cotidianas como ir a la gasolinera o viajar en avión, aspecto desde su punto de vista llenó de maravillas incontables su vida aún en la ausencia.

Desde su experiencia familiar, Maia abundó en sus recuerdos "alucinantes", pues describe la mirada de Pedro Miret como la de un hombre poco práctico y desapegado de su realidad, que se dedicó a ser un simple observador de la vida misma para explicarla y darle la vuelta.

Más tarde, el pequeño homenaje a este escritor finalizó con la lectura de un fragmento de "Esta noche. vienen rojos y azules", libro que relata parte de lo que un ciudadano común puede encontrar, con un poco de imaginación, al interior de una estación de policía, y que fuera prologado por Luis Buñuel.

Entre las recomendaciones vertidas a los asistentes al ciclo, se mencionaron "Insomnes en Tahití", un libro un poco folclórico, "Rompecabezas antiguo", que utiliza nombres de caricatura, "Incursión nocturna" y "Eclipse con explosión".

NOTIMEX