10 de enero de 2014 / 04:05 a.m.

El rostro era diferente pero las palabras resultaron conocidas. Al igual que Mike Shanahan y prácticamente todos los entrenadores recientes de los Redskins, Jay Gruden se dijo ansioso por poner fin a una era caótica en la franquicia.

"No sé lo que ocurrió el año pasado", dijo Gruden. "Sé, tras las entrevistas con (el dueño) Dan Snyder, con (el gerente general) Bruce Allen y con todos, que aquí hay pasión por la excelencia. Todos ellos quieren ganar, y van a darme todas las vías para lograrlo".

El jueves, Gruden fue presentado como el entrenador que tendrá la misión de poner fin a la turbulencia constante que Washington ha pasado bajo las órdenes de Snyder y recientemente bajo la gestión de Allen.

Gruden recibió un contrato por cinco años, y se desempeñará por primera vez como entrenador de la NFL. Tomará las riendas de un equipo que tuvo una foja de 3-13 y que ha terminado último de la División Este de la Conferencia Nacional en cinco de las últimas seis temporadas.

"Tenemos que enderezar esto", enfatizó Allen, quien encabezó la búsqueda de entrenador y entrevistó a seis candidatos. "Necesitamos que la franquicia vuelva a tomar un rumbo triunfador... Buscamos a un nuevo líder, alguien que pueda inspirar a nuestro equipo. Sabemos que esto va más allá de esquemas, se trataba de encontrar a la persona adecuada para generar la química necesaria en el equipo".

Gruden es el octavo entrenador nombrado por Snyder en 16 campañas como propietario. A diferencia de Shanahan, despedido la semana pasada, Gruden no tendrá la última palabra sobre todos los asuntos deportivos. Estará bajo las órdenes de Allen, quien se ha hecho cargo de integrar el plantel y de tomar otras decisiones sobre el personal.

Snyder asistió a la conferencia de prensa pero no habló con los reporteros.

Gruden, de 46 años, pasó las tres últimas campañas como responsable de la ofensiva de los Bengals de Cincinnati, donde ayudó al desarrollo del quarterback Andy Dalton. El talento que mostró podría serle útil cuando acometa la tarea de guiar a otro joven mariscal, Robert Griffin III.

El nuevo entrenador elogió el talento de Griffin y habló de la necesidad de construir una confianza "genuina" con el quarterback, nombrado por la AP el Novato Ofensivo de 2012.

Griffin se recuperó de una cirugía de rodilla y participó de inicio en 13 partidos. Pero tuvo discrepancias públicas con las decisiones de Shanahan, mostró problemas para jugar más retrasado y quedó relegado al banquillo durante las últimas tres semanas.

"Veo todos los rasgos que un quarterback debe tener para ser exitoso, veo que Robert tiene todo eso", dijo Gruden. "Así que, ¿por qué no habría de tener deseos de dirigir a un chico así?... Le haré saber que soy fiable. Tiene que comprender que espero mucho del quarterback titular. Espero que venga, se prepare y trabaje duro, y espero que él asuma la culpa por algunos pases. Confío en que será un gran líder".

Griffin limitó sus comentarios a un par de frases en Facebook: "Emocionado por la contratación del entrenador Jay Gruden. Estoy ansioso por trabajar con él y con los chicos".

Gruden, hermano del ex técnico de la NFL Jon Gruden, era pretendido por otros equipos que no tienen entrenador y fue entrevistado por los Titans de Tennessee el martes.

AP