13 de junio de 2014 / 09:44 p.m.

Más de 10 mil aficionados se congregaron en la Macroplaza de Monterrey y armaron la fiesta de calidad mundialista.

Previo al arranque del debut de México en Brasil contra Camerún el alrededores de la Explanada de los Héroes fue recibiendo a los aficionados que tímidamente se acercaron a la zona que a diferencia de otras ocasiones fue acondicionada con un gigantesco domo que evitaba el contacto con el sol, sillas para estar cómodamente sentados y un par de gigantescas pantallas para poder disfrutar el encuentro.

De hecho se contempló exactamente 3 mil 400 personas cómodamente sentadas pero conforme arrancó el juego la marea verde fue creciendo para superar los 10 mil espectadores y simular el ambiente de un estadio.

Porras, gritos, reclamos, abucheos y reproches al momento de las anulaciones de los goles, nerviosismo y dudas es lo que se podía apreciar en los rostros de cada hincha.

Sin embargo el momento cumbre fue cuando cayó el gol de México por conducto de Oribe Peralta, ahí el publico dejo desbordar su jubilo, volaron los clásicos papelitos tricolores y todos entonaron el cielito lindo.

"Eres único Peralta, a ver si no lo anulan", grito un aficionado al momento que festejaba el gol del triunfo momentáneo.

Al momento del cambio tal como si estuvieran en las tribunas hubo quienes se pusieron de pie para despedir a Peralta y para recibir al Chicharito.

El evento fue convocado por la Secretaría de Desarrollo Social del Gobierno del Estado, el evento llamado "El Futbol se vive" fue una verbena para los miles que acudieron y que recibieron camisas, palomitas, refrescos, agua, y regalos de los patrocinadores, una fiesta que se mantendrá en los partidos del Tri.

Al final del partido los miles de aficionados dejaron la macroplaza para abordar varios autobuses para volver a casa y esperar el segundo juego del Tricolor contra Brasil.

JOSÉ LUIS GARZA