10 de diciembre de 2014 / 05:57 p.m.

Oribe Peralta y los clubes de Nuevo León guardan una relación poco cordial en donde el más perjudicado suele ser el 'Cepillo'. Porque Tigres y Rayados han tenido el gusto de ver caer al actual delantero del América en series por el título ya sea a nivel nacional o hasta internacional.

Desde este jueves comenzará a escribirse un capítulo más entre el medallista olímpico y un equipo regiomontano en donde esté de por medio un Campeonato. Será la séptima ocasión que esto suceda y el saldo es netamente favorable para los de la Sultana.

De las seis anteriores, Peralta sólo pudo festejar en una ocasión y esto fue precisamente en el más reciente choque, es decir, en el Clausura 2012. Militando con el Santos, el seleccionado nacional colaboró con dos anotaciones para que los laguneros derrotaran al Monterrey. Convirtió tanto en la Ida como la Vuelta.

Antes, únicamente cosechó fracasos. Su negro historial comenzó en el Clausura 2003. En su primer torneo en el Máximo Circuito, Oribe se tuvo que conformar con ver, a la distancia, cómo La Pandilla se coronaba en el Estadio Morelos de Morelia.

Fue en el Apertura 2010 la segunda ocasión que el 'Cepillo' derramó lágrimas y también frente a los del Cerro de la Silla. Para rematar, tampoco pudo ver acción en la serie por el título.

La mala racha se alargó justo un año después, ahora con el rival en la venidera Final. Ante los Tigres y, pese a que ahora sí disputó los encuentros y logró convertir un gol, volvió a quedarse con las ganas de festejar.

El calvario de Peralta también se amplió al plano internacional. Tanto en la Liga de Campeones de la Concacaf 2011-12 y 2012-13, el mundialista mexicano no pudo evitar que el Santos cayera en las dos ocasiones frente a los Rayados. Incluso, logró un gol en la primera Final.

Cabe recordar que, así como ha sufrido frente a los equipos regios, también le tocó vivir este lado de la moneda en Nuevo León. En el Apertura 2004, militando con el Monterrey, nada pudo hacer para que los Pumas se queden con el cetro jugando en el Estadio Tecnológico.

GERARDO SUÁREZ