26 de febrero de 2013 / 11:19 p.m.

Especialistas de la UNAM detallaron que ésta es como una motivación para los menores, ya que al escucharla intentan mover su cuerpo.

 

Ciudad de México.- Un equipo de alumnos, académicos e investigadores de la Facultad de Psicología de la UNAM, dirigido por Concepción Morán Martínez, suele utilizar la música para rehabilitar corporalmente a niños con parálisis cerebral, que impide controlar las funciones del sistema motor.

“"Buscamos que la música juegue un papel lúdico en estos pequeños para que intenten moverse. Es decir, que haya un contenido emotivo, y los enriquezca como seres humanos, porque finalmente la música los ayuda a manejar las emociones"”, dijo la investigadora.

“"Quienes padecen esta enfermedad empiezan a tocar instrumentos de percusión, por ejemplo, hasta que intentan mover su cuerpo, mantenerlo erguido. A diferencia de la rehabilitación ortodoxa, en esta terapia hay una parte motivacional sutil, en la que el movimiento cobra un valor intrínseco.

“"Muchas de las veces logran algo, cualquier cosa, nos gusta tanto que no esperamos que se nos felicite por ello; pero el mero hecho de conseguirlo, nos enriquece y hace sentirnos muy bien. A eso lo llamamos motivación intrínseca, y es la que intentamos generar"”, indicó Morán Martínez.

“"Si alguien con conocimientos musicales escucha “"Margarita en la rueca"”, basada en el Fausto, de Goethe, se dará cuenta que tiene cierta estructura y sabrá apreciarla, también, desde un punto de vista técnico. Pero si la escucha un individuo sin conocimientos musicales o que no sabe alemán, idioma en el que está cantada, de cualquier forma percibirá perfectamente el contenido emocional expresado”".

"“En el caso de las personas con parálisis cerebral, la percepción será la misma porque, en general, los problemas que conlleva ese padecimiento tienen que ver más con el movimiento motor que con el procesamiento de información”", añadió.

Mientras la sensación se relaciona con todo lo que toca a nuestros receptores internos, la percepción es el significado que damos a la información recibida a partir de lo que hemos aprendido y de la memoria de ese aprendizaje, más el momento en que recibimos aquélla.

“"Y en el mundo del arte, la percepción tiene una gran importancia. Si percibimos una pintura o una sinfonía, es como si el artista nos tomara la cara o los oídos, y nos hiciera ver cosas que no vemos, u oír cosas que no escuchamos"”, explicó.

Los artistas desarrollan una capacidad novedosa de agrupar distintos elementos, que nos permite ver esa otra realidad que está presente, pero que no habíamos percibido o que quizá no habíamos construido así.

"“Por ejemplo, la percepción está integrada perfectamente en la obra de Johan Sebastian Bach. Infiero, aunque no puedo saberlo a ciencia cierta que, al componer, tenía presentes las teorías de la percepción que hoy conocemos"”, aseguró Morán Martínez.

BLANCA VALADEZ