26 de febrero de 2013 / 12:36 p.m.

Londres y El Vaticano • El cardenal británico Keith O’Brien afirmó ayer que presentó su dimisión para no ensombrecer el cónclave que escogerá al sucesor de Benedicto XVI y pidió que Dios bendiga a los cardenales que se reunirán en Roma.

“"No podré acompañarlos en este cónclave. No quiero que la atención de los medios en Roma se enfoquen en mí, sino en el papa Benedicto XVI y su sucesor"”, manifestó el religioso en un comunicado.

Los católicos de Reino Unido no tendrán quien los represente en el cónclave para elegir a un nuevo pontífice, tras la renuncia de O’Brien, el único cardenal británico con derecho a voto.

O’Brien está acusado de "“comportamientos inapropiados"” durante la década de 1980 contra tres curas y un ex sacerdote, alegatos que el propio jerarca religioso ha rechazado.

El cardenal, quien cumplirá 75 años en marzo, presentó su renuncia el pasado 18 de febrero, siete días después de que los clérigos lo denunciaran ante el Vaticano, pero fue ayer que se hizo pública su dimisión ante la sorpresa de muchos.

Según la tradición y la ley de la Iglesia católica, todos los cardenales tienen no solo el derecho, sino también el deber de participar en el cónclave para la elección del Papa, siempre y cuando tengan menos de 80 años.

LA ACUSACIÓN

Tres sacerdotes escoceses que trabajaron en el pasado con O’Brien presentaron la denuncia al nuncio apostólico en Escocia, Antonio Mennini, en la cual pidieron la inmediata dimisión del purpurado.

Según confirmó hace dos días a la prensa Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, el Papa “"está informado del problema"”.

De acuerdo con publicaciones de la prensa británica, tanto los acusadores como el acusado habrían presentado sus respectivas declaraciones una semana antes del anuncio de la renuncia de Ratzinger, el 11 de febrero.

O’Brien, obispo de Edimburgo y St. Andrews, destacó ayer en el comunicado: “Por todo el bien que he sido capaz de hacer, agradezco a Dios. Por los fracasos, ofrezco una disculpa a todos los que he ofendido”.

El cardenal, que originalmente tenía programado volar al Vaticano hoy, agradeció al Papa “"su generosidad y cortesía"” y le deseó un “"largo y feliz retiro"” después de hacer pública su renuncia.

Oficialmente la sala de prensa del Vaticano aseguró que la dimisión de O’Brien fue por “"límite de edad"”, pero el prelado cumplirá 75 años el 17 de marzo y, de acuerdo con el Código de Derecho Canónico, están obligados a presentar su renuncia sólo al cumplir la edad límite y no antes.

CUANDO ESTÉN LISTOS

El Vaticano dio a conocer ayer un decreto del Papa que modificó algunos pasajes de la ley eclesiástica que rige el proceso de sucesión papal y permitió, entre otras cosas, la anticipación del cónclave.

La carta apostólica en forma de motu proprio (de propia voluntad), titulada “De nonnullis mutationibus”, estableció cambios en 15 de 92 artículos de la constitución Universi Dominici Gregis (De todo el rebaño del señor) promulgada en 1996 por Juan Pablo II.

Con su texto Benedicto XVI reformó el artículo 37 de esa constitución e integró la siguiente frase: “"dejo al Colegio de Cardenales la facultad de anticipar el inicio del cónclave si consta de la presencia de todos los cardenales electores"”.

Anteriormente se establecía genéricamente la obligatoriedad de esperar 15 días desde el inicio de la “sede vacante”. Sobre este punto existían diversas interpretaciones que ahora fueron aclaradas por el decreto.

“Los 15 días estaban establecidos para esperar a los electores ausentes, ahora si todos llegan y si alguno hace saber en modo formal que no participará porque está impedido por razones graves, personales o enfermedades, no se espera más a este cardenal”, indicó Pieluigi Celata, vicecamarlengo de la Iglesia.

“Se puede, si así lo quieren y deciden, anticipar el Cónclave. El Papa no quiso imponer un tiempo más breve porque las circunstancias pueden cambiar”, agregó.

Al inicio del motu proprio el Papa indicó que las modificaciones a la normativa tienen como objetivo mejorar el desarrollo de la elección.

Entre los cambios destacó el permiso para que sean ocho en vez de dos los ceremonieros que puedan entrar a la Capilla Sixtina al momento de la votación para auxiliar a los cardenales.

Asimismo, extendió la pena de excomunión automática a todas las personas que participen en la divulgación de cualquier tipo de información o noticia referente al cónclave.

***

Informe del Vatileaks es secreto

-Benedicto XVI ha decidido que la documentación sobre el escándalo de filtración de documentos conocido como Vatileaks sea secreta y que el archivo esté “exclusivamente” a disposición del próximo pontífice, informó ayer Federico Lombardi,

Lombardi precisó que “sólo” Ratzinger conoce el contenido completo del expediente.

Benedicto XVI recibió ayer en audiencia a los tres prelados que conformaron la comisión cardenalicia para esclarecer el escándalo: el español Julián Herranz, de 82 años; el italiano Salvatore De Giorgi, de 82 años, y el eslovaco Jozef Tomko, de 88 años, ninguno de ellos elector.

También asistió el secretario de esa comisión, el franciscano Luigi Martignani.

“Una vez finalizada la tarea encomendada, el Papa ha querido darles las gracias por la provechosa labor que han llevado a cabo y que ha puesto de relieve, junto con los límites e imperfecciones propios del factor humano de toda institución, la generosidad, rectitud y dedicación de cuantos trabajan en el Vaticano “, señalaron en un comunicado.

El documento agrega que Benedicto XVI “"ha decidido que los resultados de este informe… permanezcan exclusivamente a disposición del nuevo pontífice"”.

NOTIMEX (EFE/Ciudad del Vaticano)