5 de abril de 2013 / 08:07 p.m.

Roma • La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) advirtió hoy que se requieren fuertes medidas de bioseguridad ante la aparición del virus de la influenza H7N9 en humanos, que a causado seis muertos en China.

En un comunicado resaltó que a diferencia de otras cepas de la gripe, incluida la gripe aviar altamente patógena H5N1, este nuevo virus es difícil de detectar en las aves de corral debido a que causa pocos o ningún signo de enfermedad en los animales.

"A diferencia del virus H5N1, cuando las aves morían en gran escala, con este virus no tenemos una señal de alerta que indique de inmediato una infección. Eso significa que los agricultores pueden no ser conscientes de que el virus está circulando en sus granjas", dijo.

"Las medidas de bioseguridad e higiene ayudarán a las personas a protegerse de un virus que está circulando en aves u otros animales aparentemente sanos", señaló el jefe veterinario de la FAO, Juan Lubroth.

El organismo de las Naciones Unidos elogió la rápida notificación de China de la aparición de casos humanos y la posterior difusión pública de información detallada sobre la naturaleza del virus y las medidas preventivas.

Afirmó que con estos datos, la FAO y la comunidad científica internacional han analizado la secuencia del virus con la esperanza de comprender mejor su comportamiento y sus efectos potenciales sobre seres humanos y animales.

"Con un virus más difícil de detectar, buenas medidas de bioseguridad son importantes para reducir el riesgo de transmisión a personas y animales", enfatizó la FAo.

Aseguró que las buenas medidas de bioseguridad e higiene aplicadas por agricultores, ganaderos, transportistas, trabajadores de los mercados y consumidores representan la forma primera y más eficaz para proteger la cadena alimentaria.

En particular, la FAO recomendó mantener todas las aves y el ganado separados de las personas y viviendas, mantener las aves silvestres lejos de las aves de corral y de otros animales y tener separados a los diferentes tipos de aves y especies de animales.

Llamó a informar a los responsables veterinarios o autoridades sanitarias ante la aparición de animales enfermos o muertos.

La FAO también recomendó lavarse las manos con frecuencia para matar y eliminar el virus, comer la carne correctamente cocinada y no ingerir animales enfermos o muertos, tampoco darlos o venderlos a terceros.

Asimismo, sugirió acudir al médico de inmediato ante la presencia de signos de fiebre después de estar en contacto con aves de corral, aves de granja, aves silvestres u otros animales.

Dijo que si la amenaza humana se confirma como de origen animal, el sacrificio de los animales sería la medida apropiada, siempre y cuando se lleve a cabo de una manera humana y con una compensación adecuada.

La Organización Mundial de la Salud informó este viernes que el número de casos confirmados por laboratorio de personas contagiadas por el virus H7N9 en China se elevó a 14, de las cuales seis ya fallecieron.

NOTIMEX