Fotografías: Reuters 
29 de mayo de 2013 / 10:24 p.m.

Los servicios de emergencia chinos rescataron con vida a un recién nacido, de apenas dos días, que había sido arrojado a un retrete en una vivienda de la provincia oriental Jinhua, Zhejiang.

 

Los rescatistas trataron de alcanzar al bebé atrapado dentro de una pieza de la tubería de aguas residuales.

 

Los bomberos trasladaron el segmento donde se encontraba el bebé hasta un hospital cercano, donde tras romper el tubo trozo a trozo el pequeño pudo ser liberado con vida.

 

Cuando los médicos consiguieron rescatarlo aún estaba unido a la placenta, señaló el medio de comunicación que transmitió el hecho en esa ciudad.

El bebé, varón y con un peso de 2,3 kilos, fue trasladado a una incubadora, donde se encuentra estable.

Cabe destacar que los bebés nacidos fuera del matrimonio suelen ser abandonados para evitar el estigma social y la presión financiera de criarlos.