15 de diciembre de 2014 / 05:56 a.m.

El creativo de Tigres de la UANL, Damián Álvarez, reconoció que les ganó la ansiedad y temperamento en las expulsiones de sus compañero Nahuel Guzmán, Hernán Burbano y la suya, que influyeron en la derrota de 0-3 ante América, en el duelo de vuelta por la final del Torneo Apertura 2014 de la Liga MX.

"Es un desenlace triste para nosotros, hicimos muchas cosas en la cancha, nos ganó la ansiedad, el temperamento; pienso que las expulsiones fueron factor fundamental y somos responsables de lo ocurrido", admitió.

Fue tal el temperamento que Álvarez le dio una patada a un contrario y reclamó furiosamente al silbante la tarjeta roja a que se hizo merecedor.

Sin embargo, destacó la participación que tuvo en la obtención de la Copa MX, en la que se consideró pilar del equipo para su obtención, por lo que a pesar de lo vivido esta noche "me voy con la cabeza en alto, porque este equipo lo dejó todo".

Por su parte, Gerardo Lugo declaró que a pesar de las veces que los golpeen por la forma como se dio la derrota con Águilas, por 1-3 en el global, el equipo va a seguir adelante para tratar que en el próximo torneo las cosas sean diferentes.

"Ahorita estamos muy caliente por el partido, pero te puedo decir que no importa las veces que nos golpeen, lo importante es seguir adelante, seguir avanzando y buscar el próximo torneo la meta nuevamente", declaró.

Finalmente, el delantero Hérculez Gómez dijo que "a nadie le gusta perder y mucho menos de la forma en que se dio, pero estoy orgulloso de mis compañeros y lo que hicieron en este torneo fue algo difícil. El futbol no es de quien merece, pues de repente estás en tu día y a veces no".

NOTIMEX