17 de julio de 2013 / 04:08 p.m.

Bruselas• Los restaurantes de Ikea en Bélgica serán los primeros de la cadena sueca que solo servirán carne de cerdos que no han sido castrados y que se han criado en jaulas "confortables", señaló la directora de la asociación protectora de animales GAIA, Ann De Greef.

El proyecto piloto, que llevarán a cabo conjuntamente Ikea y GAIA, se pondrá en marcha a partir de agosto de 2015, y aprovechará los avances logrados en Bélgica en favor del bienestar del ganado porcino, empezando por la decisión de los supermercados de no vender carne de cerdos que hayan sido castrados.

Ikea pretende ir más allá y sólo servir carne de animales no castrados, que han vivido en jaulas espaciosas y que no han sufrido la amputación de la cola.

La experiencia "podría exportarse en el futuro a otros establecimientos de Ikea en el mundo", según la cadena sueca.

La gran mayoría de supermercados en Bélgica ha dejado de vender carne de cerdos castrados o se han comprometido a hacerlo de aquí a finales de año.

La decisión se basa en un compromiso adoptado voluntariamente por supermercados y productores.

A nivel político, la ministra belga de Sanidad y Consumo, Laurette Onkelinx, es partidaria de prohibir la castración de los cerdos y dejar a los productores, como alternativa, optar por la vacunación de los animales o por dejarlos "intactos".

Sin embargo, la decisión no se ha adoptado todavía, porque requiere el visto bueno de las regiones y la de Flandes, hasta ahora, ha "planteado problemas", indicó De Greef.

La castración quirúrgica se lleva a cabo en algunos países, especialmente los centroeuropeos, para impedir determinados olores que se producen al cocinar alimentos derivados del cerdo macho sin castrar.

En países como España no es frecuente castrar a esos animales porque, explica De Greef, los consumidores "no son tan sensibles" al olor de esa carne.

Según GAIA, en 2014 la mitad de los cerdos nacidos en Bélgica no serán castrados, mientras que el resto se destinará a la exportación.

Los protectores de animales insisten en que hacen falta instrumentos legales, tanto a nivel nacional como europeo, para generalizar la prohibición de la castración porcina.

EFE