10 de diciembre de 2013 / 06:03 p.m.

Londres.- El retrato de la escritora británica Jane Austen que decorará a partir de 2017 los billetes de 10 libras en el Reino Unido se vendió hoy por 164.500 libras (197.400 euros, 270.000 dólares) en una subasta en Londres.La casa Sotheby's sacó a la venta el cuadro del artista británico James Andrews dentro de la subasta "Literatura inglesa, historia, libros infantiles e ilustraciones", en la que se incluían libros y objetos curiosos relacionados con la literatura.En la obra de Andrews, pintada en acuarela sobre un dibujo a lápiz, Austen aparece en un contorno ovalado, de 14,3 cm de alto y 10 cm de ancho, sobre una hoja rectangular.El retrato muestra a la escritora a una edad joven, con el pelo rizado cubierto con un gorro blanco de volantes y un vestido también blanco, cortado con una cinta azul debajo del pecho.Pocas veces expuesto en público, el cuadro fue sacado a la venta directamente por la familia Austen y ha sido finalmente adquirido por un comprador anónimo a través de una puja telefónica, informó Sotheby's.Entre los lotes a subasta, destacó también un brazalete de oro, diamantes y gemas diseñado por la famosa autora británica J.K. Rowling, inspirado en la magia que envuelve a su célebre personaje Harry Potter, que se remató por 20.000 libras (24.000 euros, 33.000 dólares).Esa cuantía se destinará a la asociación benéfica Lumos, de protección de la infancia, fundada por la autora en 2005.El brazalete "Lumos Máxima", nombre con el que se conoce en la saga mágica de Rowling a un conjuro que sirve para iluminar a través de una bola de luz que sale de la varita, tiene 19,4 cm de longitud, está formado por 11 amuletos artesanales y un duodécimo que sirve de cierre, y se presentaba en una caja morada de seda y terciopelo.Entre esos colgantes, figura la famosa cicatriz de Harry Potter en forma de rayo; las gafas circulares del mago; la pequeña pelota dorada "snitch" que tenía que atrapar en los partidos de "quidditch" y una escoba mágica, todos ellos diseñados por la joyería Hamilton & Inches en su taller de Edinburgo (Escocia).

EFE