13 de noviembre de 2013 / 02:38 a.m.

México.- La dieta tradicional mexicana, basada en el maíz, el frijol, el chile y la calabaza, ayudaría a revertir los problemas de obesidad y diabetes que aquejan a la población, afirmó Sol Rubín, vicepresidenta de Cultura del Conservatorio de la Cultura Gastronómica de México A.C. Así lo señaló, junto con su compañera Gloria López Morales, durante el Coloquio Internacional "Voces y raíces de la identidad, 10 años de la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial", que se lleva a cabo en el Museo Nacional de Historia "Castillo de Chapultepec". En declaraciones difundidas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Rubín destacó que a partir de la declaratoria de Patrimonio Inmaterial de la Cocina Tradicional Mexicana, otorgada hace tres años por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), se han realizado varias acciones para su rescate, difusión y salvagurdia. No obstante, lo primordial es la revaloración de la cocina mexicana y que la gente se sienta orgullosa de decir que come frijol, tortillas y chile, puesto que la gente ha roto la dieta tradicional y ha dado prioridad a productos industrializados, que como consecuencia han disparado las enfermedades cardiovasculares, diabetes y obesidad. Rubín aseguró que para revertir el problema de sobrepeso es necesario regresar a la dieta tradicional y no buscar fórmulas externas, esta hipótesis es respaldada por expertos en antropología de la alimentación. Agregó que otras acciones que se realizan para la salvaguardia de la Cocina Tradicional Mexicana es un inventario a nivel nacional, el cual abarca diversas comunidades y municipios y que incluirá un concepto integral de la gastronomía del país como patrimonio cultural, la región de procedencia de los platillos, su preparación e información de los productos endémicos. Para ofrecer una investigación global, también se añadirá información de diferentes mercados, ya que el proceso de la cocina tradicional empieza desde que se está sembrando hasta que ponen el platillo en la mesa.

Notimex