10 de abril de 2013 / 12:22 p.m.

Hong Kong • Las autoridades sanitarias chinas encubrieron los primeros casos de muerte por el virus H7N9, pese a tener la confirmación de que se trataba de un nuevo tipo de gripe aviar, aseguró hoy un periódico chino.

La primera víctima del virus H7N9 se confirmó el 10 de marzo en dos análisis efectuados en laboratorios, pero no se comunicó la existencia de un nuevo virus de la gripe aviar hasta el 31 de marzo.

Entre esas dos fechas, según el diario Nanfang Dushi Bao, los internautas chinos comenzaron a especular en la red sobre la existencia de un nuevo virus que había causado ya muertes entre los humanos, pero estos mensajes en Internet fueron eliminados por los censores chinos.

En total, 28 personas en China sobre todo en el este del país- fueron infectadas por el nuevo virus, y nueve de ellas perdieron la vida, mientras Shanghai cerró su mercado de aves y Hong Kong aumentó la vigilancia en las fronteras para evitar epidemias.

La cuestión de las muertes vinculadas a enfermedades infecciosas o pandemias es un tema sensible en Asia, pero especialmente en China, después de que en 2003 la opacidad y la ocultación de la magnitud del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) provocara la muerte de al menos 350 personas.

Pekín ha prometido la máxima transparencia en la gestión del brote de gripe aviar, con el objetivo de tranquilizar a la comunidad internacional de que no se producirá la opacidad practicada durante la crisis del SARS en 2003.

NOTIMEX