1 de diciembre de 2014 / 12:42 a.m.

La alta expectativa por ver a los Rojinegros del Atlas acceder a las semifinales, en caso de pasar sobre Monterrey, fue aprovechada por los revendedores, quienes con precios de más del doble del original abundaron sobre las inmediaciones del Estadio Jalisco para ofrecer sus entradas.

Los boletos más baratos, que en precio regular era de $100, en la reventa se cotizaban al doble, en $200; mientras los de alta poniente de $130 en $250 y los de la parte baja sur de $210 se disparaban hasta los $500.

En busca de enganchar al público que llegaba sin ticket, los revendedores les comunicaban que "en taquilla solo quedan preferentes de 500", presionando a los aficionados para que compraran con ellos boletos "más baratos". A minutos de comenzar el encuentro, en la taquilla aún había boletos de las zonas alta oriente, sur y preferente; las demás localidades se agotaron.

MIGUEL RODRÍGUEZ | GUADALAJARA