2 de junio de 2013 / 03:09 p.m.

"Queremos entretener y también enseñar. Nuestra responsabilidad es traer a los mejores músicos".

 

México • El Festival de Música de Cámara de San Miguel de Allende, que celebrará su 35 edición del 26 de julio al 17 de agosto próximos, inicia una nueva etapa con el propósito de lograr "un impacto social mucho mayor en términos regionales". Así lo manifestó en entrevista su director artístico, el flautista y compositor Alejandro Escuer.

Dedicado íntegramente a la música de cámara, el festival fue fundado por un grupo de músicos nacionales y extranjeros radicados en San Miguel de Allende, lo cual tuvo como resultado que buena parte de los invitados fueran de otros países. La idea es que en adelante la presencia de músicos nacionales sea más significativa, dice Escuer, "lo que implica que las instituciones de cultura del país y del estado participen apoyando".

Otro propósito es redefinir lo que es la música de cámara en el siglo XXI, indica el flautista. "Ahora puede combinarse con electrónica, con video o con nuevas tecnologías, o simplemente puede ser una música que vaya más allá de los formatos clásicos, como son el quinteto de alientos o el cuarteto de cuerdas. Formaremos grupos mixtos que combinen grupos de instrumentos distintos, impulsaremos proyectos binacionales y multinacionales y le daremos otra dinámica al programa académico".

El reforzamiento pondrá énfasis en proyectos multidisciplinarios, abunda Escuer. "La música de cámara no solo tiene que ver con ser mejor músico, tocando más afinado o en mayor armonía con otros músicos. Los alumnos se van a dar idea también de lo que implica producir la música, difundirla y hacer de ella un modus vivendi. Abordaremos temas como la música de cámara como negocio autosustentable, cómo hacer que sea una alternativa de vida o cómo vencer el pánico escénico. Por eso hemos diseñado el eslogan ‘Si es música de cámara, es en San Miguel de Allende’".

Entre los músicos invitados figuran Parker Quartet con el pianista Shai Wosner, Enso String Quartet, Daedalus Quartet y Gryphon Trio. Como participación mexicana estarán Ensamble Ónix, la clavecinista Eunice Padilla y otros músicos que se irán definiendo.

El concepto de música de cámara se amplía también hacia el pasado, advierte el flautista.

"Generalmente se habla de la música de cámara de los siglos XVIII y XIX, pero nosotros queremos irnos también hacia lo antiguo, como es la música barroca, y hacia lo contemporáneo, expandiendo lo que es esta música históricamente en formatos, contenidos y estilos".

Dirk Bakker, artista plástico holandés, presidente del consejo artístico del festival, dice que las instituciones culturales suelen apoyar más proyectos relacionados con música sinfónica u ópera, pero no música de cámara. "Los estadunidenses tienen una expresión: ‘Robas y mientes para obtener el dinero que necesitas para lo que quieres’. No llegamos a ese extremo, pero sí buscamos todas las formas para obtener apoyos".

El festival sirve no solo para que el público conozca la música de cámara, dice Bakker, "sino para que los jóvenes estudiantes de música clásica se acerquen a grandes maestros. Queremos entretener, pero también enseñar. Muchos de los que fueron nuestros estudiantes en otros festivales, luego han formado ensambles y han difundido la música de cámara en el país. Nuestra responsabilidad es traer a los mejores músicos".

XAVIER QUIRARTE