16 de octubre de 2014 / 09:54 p.m.

El entrenador en jefe Rex Ryan se está jugando su cabeza cuando sus Jets de Nueva York visiten a los Patriotas de Nueva Inglaterra en el arranque de la Semana 7 de la NFL.

La escuadra neoyorquina ha perdido sus últimos cinco partidos para tener marca de 1-5. Además las derrotas no han sido bonitas. Hace dos semanas fueron blanqueados 31-0 por los Cargadores de San Diego y la semana pasada 31-17 ante los Broncos de Denver

Según reportes que otra actuación similar de Nueva York y pudiera significar la cabeza de Rex Ryan como entrenador en jefe.

El problema de Ryan no ha sido la defensiva. Constantemente ha tendido una unidad sólida que incluso los ayudó llegar al Juego de Campeonato de la Conferencia Americana en sus primeros dos años del 2010 y 2011.

No obstante, el dilema que nunca ha podido solucionar Ryan es la posición de quarterback. Cuando llegó a la franquicia en el 2009 su primera selección en el Draft fue Mark Sánchez de la Universidad del Sur de California.

Aunque Sánchez llegó a tener temporadas de más de 3,000 yardas por aire y en el 2011 cuando lanzó 26 pases de anotación nunca se pudo estabilizar como el mariscal de campo franquicia.

Incluso en el 2012 los Jets de Nueva York se trajeron a Tim Tebow de Denver. (Muchos piensa que eso fue contra la voluntad de Rex Ryan). Pero Ryan fue fiel lo más que pudo con Sánchez pero no resultó.

Luego en el 2013, Rex eligió en la segunda ronda a Geno Smith y hasta el momento ha sido un fracaso. Smith ha completado solamente el 57.1% de sus pases. Además es una máquina para pérdidas de balón. Al momento tiene 18 pases de anotación y 28 intercepciones. Aparte no puede quedarse con el balón ya que tiene 12 fumbles en la temporada y media al frente del equipo.

Este problema puede ser la clave para la caída de Rex Ryan que incluso en su primera conferencia de prensa con los Jets declaró “no estamos aquí para besar los anillos de Bill Belichick”. Al principio ese fue el caso cuando llegaron dos veces al Campeonato de Conferencia.

Incluso en el 2010, Nueva York venció 28-21 a los Patriotas en la Ronda Divisional para avanzar a la Ronda Divisional.

Sería irónico para Rex Ryan que al equipo que al que quería vencer más que nadie cuando llegó a los Jets (los Patriotas), sea el que tenga la oportunidad de ponerle el toque final a la era de Rex en Nueva York. Definitivamente sería extrañado en Nueva York.

JOSÉ MANUEL VILLALVA