2 de marzo de 2013 / 08:02 p.m.

Las religiosas estarán montando una guardia especial cotidiana en la Capilla del Santísimo Sacramento para ofrecer sus plegarias.

 

Ciudad del Vaticano • Tres monjas de clausura originarias de México rezarán durante el periodo de sucesión papal por Benedicto XVI, los cardenales, el Cónclave y la elección del futuro Papa, en una capilla de la Basílica de San Pedro del Vaticano.

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, anunció este sábado que ellas estarán montando una guardia especial cotidiana en la Capilla del Santísimo Sacramento para ofrecer sus plegarias por este momento particular que vive la Iglesia católica.

Ubicada sobre la nave derecha de la basílica y a unos metros de la tumba de Juan Pablo II, la capilla está reservada normalmente a la oración y es ajena a las visitas turísticas. Cada día allí se realiza la adoración eucarística de las 8:00 a las 16:00 horas.

En este caso la novedad, señaló Lombardi, será la presencia de las monjas mexicanas que dedicarán especialmente su tiempo a esta labor.

Por otro lado, el vocero vaticano estableció que aún no comienzan las labores de acondicionamiento de la Capilla Sixtina de cara al Cónclave, la reunión de cardenales que tendrá lugar ahí y de la cual surgirá un nuevo Papa.

Precisó que según la normativa eclesiástica tocará a las Congregaciones generales, las asambleas de los cardenales que se reunirán a partir del lunes, dar la orden a la Cámara Apostólica de preparar la Capilla Sixtina para la votación.

Entre otras cosas y según lo previsto, la capilla deberá ser registrada y escaneada para asegurarse que no existan en ella micrófonos ocultos o aparato electrónico de cualquier tipo, para evitar así filtraciones de información.

Lombardi confirmó además que la Secretaría de Estado de la sede de la Iglesia católica ya entregó a la Cámara Apostólica, la oficina dedicada al protocolo de la sucesión papal, el anillo y los timbres del pontificado de Benedicto XVI para que sean "anulados".

"Normalmente no son destruidos, sino que se los vuelve inutilizables rayándolos a profundidad y en forma de cruz", señaló el portavoz.

Agregó que en este periodo de "sede vacante", en todas las misas del mundo los sacerdotes obviarán referirse al Papa reinante al momento de las intenciones y sólo se limitarán a rezar por el obispo de cada lugar.

NOTIMEX