13 de agosto de 2014 / 06:05 p.m.

Tévez y Ribery tienen algo en común a parte de su gran calidad con el balón en los pies: las notorias marcas que tienen en sus rostros.

Tanto Ribery, como Tévez, sufrieron accidentes de pequeños que marcaron sus vidas.

El francés sifrió un accidente de automóvil, mientras que el argentino tuvo un trágico incidente cuanndo estaba en la cocina de su casa.

Esta es la historia de las cicatrices de Carlitos Tévez.

Cuando el ahora jugador de la Juventus tenía 10 meses de edad, una olla con agua hirviendo cayó accidentalmente sobre él.

De inmediato fue atendido médicamente pero las quemaduras de tercer grado dejaron su huella.

Su gran cicatriz baja desde la oreja derecha hasta el pecho.

REDACCIÓN