24 de agosto de 2014 / 02:01 p.m.

Daniel Ricciardo, al volante de su Red Bull, superó el domingo a Nico Rosberg para ganar el accidentado Gran Premio de Bélgica de Fórmula Uno.

Con su segundo puesto, Rosberg aumentó su ventaja en el campeonato mundial de pilotos sobre su compañero de mercedes Lewis Hamilton.

Tercero fue el finlandés Valtteri Bottas.

Las relaciones cada vez más tensas en el seno de Mercedes podrían empeorar todavía más después que Rosberg puso fin a las posibilidades de Hamilton en la carrera al sobrepasarlo con una maniobra riesgosa en que punzó y pinchó el neumático izquierdo del británico. Hamilton se retiró faltando cinco vueltas.

Fue la segunda victoria seguida de Ricciardo después de ganar el Gran Premio de Hungría el mes pasado, y la tercera de una temporada exitosa. El australiano sigue superando a su compañero Sebastian Vettel, que llegó quinto. Cuarto fue Kimi Raikkonen, con Ferrari.

Rosberg fue abucheado sonoramente cuando subió al podio.

"No estoy en posición de comentar porque no lo vi", dijo Rosberg. "Por supuesto es muy desalentador desde la perspectiva del equipo. Pudimos haber hecho mucho mejor que terminar en segundo lugar con el auto que tenemos".

"Estoy seguro de que se irá feliz", dijo Hamilton a la BBC.

"Estamos muy felices con lo que hacemos", dijo Ricciardo. "Hubo consistencia y hacemos durar los neumáticos".

Robsberg partió del primer lugar por cuarta carrera consecutiva, pero una gran largada de Hamilton y Vettel les permitió sobrepasar al alemán en la primera curva.

Apenas iban dos vueltas cuando Rosberg intentó pasar a Hamilton por afuera, pero su alerón delantero tocó el flanco izquierdo del auto de Hamilton, lo que también causó daños al alerón frontal de Rosberg.

"Nico me golpeó, Nico me golpeó", se quejó el exasperado Hamilton por la radio interna.

Todo hace indicar que el equipo de Mercedes reprochará a Rosberg por haber hecho una maniobra riesgosa al principio de la carrera.

Los dos pilotos han discutido durante toda la temporada. En Hungría, Hamilton desoyó las órdenes del equipo de dejar pasar a Rosberg. En el Gran Premio de Mónaco en mayo, Hamilton se enfureció cuando Rosberg chocó hacia el final de la clasificación, lo que activó el auto de seguridad y perjudicó las posibilidades de Hamilton de lograr la primera posición de partida.

El domingo, después de parar en los puestos para reparaciones, se le dijo a Hamilton que durase al menos 15 vueltas con los neumáticos nuevos, a lo que Hamilton respondió enojado que "el neumático trasero nunca va a durar".

Hacia la mitad de la carrera de 44 vueltas, Hamilton estaba en el puesto 16 y preguntó a los ingenieros si les perecía mejor que se retirara para salvar el motor. El equipo le insistió que siguiera para tratar de conseguir puntos.

La situación se puso caliente en la lucha por el quinto puesto.

El bicampeón mundial Fernando Alonso levantó la mano en señal de frustración por no poder pasar al dinamarqués Kevin Magnussen en la vuelta 38.

Alonso estaba tan desesperado por sobrepasarlo que terminó perdiendo dos puestos después que se abrió demasiado. Vettel y Jenson Button lo pasaron y el español terminó octavo.

Otros también tuvieron dificultades en el circuito de 7 kilómetros (4,3 millas) en los bosques de las Ardenas. Es el más largo y uno de los más exigentes debido a su naturaleza ondulada con curvas complicadas como Eau Rouge y Blanchimont.

El venezolano Pastor Maldonado, de Lotus, y Andre Lotterer, de Caterham —en su debut en F1— abandonaron temprano.

AP