17 de abril de 2013 / 08:27 p.m.

Ciudad de México • Se trata de una sustancia tóxica que puede llegar a causar la muerte de una persona sólo por inhalarlo. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en España (CDC), este veneno, uno de los más potentes que se conocen, se puede obtener "a partir de los sobrantes del procesamiento de las semillas de la planta de ricino" (para hacer aceite de ricino).

De acuerdo con el portal el Mundo.es, ya sea por inyección o inhalación, bastan 500 microgramos para matar a un adulto. Si la ricina fuera ingerida, entonces se necesitaría una dosis mayor de esta sustancia, que puede presentarse en forma de talco, vapor o grano o incluso puede disolverse en agua.

Según explican expertos, este tóxico entra en las células de la persona y evita que se produzcan proteínas. Sin éstas, tal y como señala un documento de los CDC, "las células se mueren y eventualmente todo el cuerpo puede colapsar y morir". En cualquier caso, los efectos dependen de la cantidad de ricina inhalada, ingerida o inyectada.

Si fuera inhalado, como habría sido en este caso, los síntomas empiezan a aparecer en las siguientes ocho horas. El afectado comenzaría a toser y notaría otros signos como: presión en el pecho, dificultad para respirar, náuseas y dolor en los músculos. Pocas horas después, según los CDC, "las vías aéreas del cuerpo (como los pulmones) se inflamarían severamente (inflamación y calor), se acumularía exceso de líquido en los pulmones, cada vez sería más difícil respirar y la piel se tornaría azul".

Cuando el envenenamiento se produce por ingesta, los síntomas se hacen evidentes en menos de seis horas. La persona envenenada sufrirá una hemorragia interna en el estómago y los intestinos que causará vómitos y diarrea de sangre. El hígado, los riñones y el bazo dejarán de funcionar y, finalmente, el afectado fallece.

La inyección de una cantidad letal de ricina, según reza el documento de los CDC, causaría "la muerte de los músculos y los nódulos linfáticos que se encuentran alrededor del sitio de la inyección". Al igual que en el anterior caso, el hígado, los riñones y el bazo dejarían de funcionar y se iniciará una hemorragia masiva en el estómago y los intestinos. El afectado puede morir por el fallo múltiple de sus órganos.

La muerte por envenenamiento con ricina, sea por ingestión, inhalación o inyección, señalan los expertos, "puede ocurrir entre 36 a 48 horas después de presentarse la exposición. Si después de cinco días la persona sobrevive sin complicaciones es probable que no muera".

La ganancia de los terroristas es que no existe un antídoto para el envenenamiento. Lo único que se puede hacer, dependiendo de cómo haya sido la exposición a la ricina, es ayudar a la víctima a respirar, darle líquidos intravenosos y medicamentos para tratar la inflamación.

Redacción