22 de febrero de 2013 / 05:37 p.m.

Con la pieza "Ave María", obra musical a cargo de la UNAM, presentaron el libro "Mega ofrenda 2011", que reúne el trabajo de 60 autores, entre fotógrafos, cuentistas, pintores poetas y artistas postales.

 

México.- Con la interpretación de la pieza "Ave María", del compositor alemán Franz Xaver Biebl (1906-2001), y la presentación del libro "Mega ofrenda 2011", la 34 edición de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM) recordó anoche al escritor argentino Jorge Luis Borges (1899-1986).

Tras la ejecución de la citada obra musical, a cargo del Ensamble de Trombones de la Escuela Nacional de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el etnólogo Luis Barjau y Alejandro Fernández Varela Jiménez, director general de Atención a la Comunidad Universitaria, presentaron "Mega ofrenda 2011", volumen que reúne el trabajo de 60 autores, entre fotógrafos, cuentistas, pintores poetas y artistas postales.

Al tomar la palabra, Barjau dijo que el texto forma parte del 14 Festival Universitario del Día de Muertos, que estuvo dedicado a quien es considerado uno de los escritores más destacados de la literatura hispana del siglo XX.

Señaló que el texto incluye poemas de algunos de los 60 autores participantes, además de los 17 cuentos que están compilados en "El Aleph", publicados en 1949 y reeditado por Borges en 1974.

"Se trata de una memoria universitaria de gran esfuerzo, toda vez que da cuenta del significado de la muerte en México", refirió.

En su intervención, Barjau leyó una serie de poemas de Borges, como el titulado "Remordimiento por cualquier muerte", que dice:

"Libre de la memoria y de la esperanza/ ilimitado, abstracto, casi futuro/ el muerto no es un muerto: es la muerte./ Como el Dios de los místicos/ de quien deben negarse todos los predicados/ el muerto ubicuamente ajeno/ no es sino la perdición y ausencia del mundo.

"Todo se lo robamos/ no le dejamos ni un color ni una sílaba/ aquí está el patio que ya no comparten sus ojos/ allí la acera donde acechó la esperanza (...)".

En el Salón de Actos de la 34 edición de la FILPM, Barjau continuó con dos poemas más, el primero "Inscripción de cualquier sepulcro" y "El suicida", ambos de Borges.

Finalmente, el etnólogo sostuvo que el festejo a la muerte en México es una asociación occidental y mesoamericana, "es una asociación católica con las religiones existentes en el continente americano", anotó.

NOTIMEX