REDACCIÓN
16 de julio de 2014 / 12:41 p.m.

No eran miles, pero si cientos de personas que se dieron cita en la plaza principal de Tres Sargentos, Argentina, para rendir tributo a uno de sus hijos pródigos: José María Basanta.

El aún jugador de los Rayados estuvo anoche en este pueblo, cercano a Buenos Aires, donde recibió el cariño de toda la gente que le reconoció por haber estado en la Copa del Mundo con la selección de país, con la cual quedó subcampeón.

Apenas caía la tarde cuando los lugareños se acercaron a una camioneta de donde bajó el jugador a quien felicitaron efusivamente y éste agradeció de la misma forma, muy emocionado.

"¡Olé, olé, olé, olé, José, José!", fue el cántico con el que lo recibieron unas veinte personas, entre ellos varios niños, para después cantarle un tema que se hizo muy famoso en la Copa del Mundo.

"¡José decime que se siente, haber llegado a la Final...te juró que aunque pasen los años nunca lo vamos a olvidar...que tu sueño se cumplió, llegaste a la selección...!", fueron las estrofas que le entonaron.

Después volvió a subir a la camioneta y comenzó un recorrido por las calles de este sitio, donde otros conductores lo saludan y sonaban sus claxon al pasar, mientras otras personas paradas al costado del trayecto lo vitoreaban.

Llegaron a la plaza principal y ahí salió Basanta a agradecer este festejo junto con las autoridades municipales.

Por lo pronto, Basanta pasará unos días en este sitio y después se verá cuál será su siguiente destino, si vuelve a jugar con los Rayados o se concreta su traspaso a la Fiorentina de la Serie A italiana.