7 de febrero de 2013 / 12:04 a.m.

El país surcoreano refuerza su sistema para reducir el elevado número de ciudadanos que tratan de quitarse la vida.

 Seúl -Incheon • Seúl implantará un sistema "inteligente" para detectar intentos de suicidio en los puentes que cruzan el Han, principal río de la ciudad, y reducir el elevado número de ciudadanos que tratan de quitarse la vida, confirmó a Efe una portavoz del Ayuntamiento.

Según el plan, el consistorio de la capital de Corea del Sur instalará en los 25 puentes que cruzan el Han dispositivos de circuito cerrado de televisión capaces de reconocer movimientos sospechosos de intento de suicidio.

Cuando el sistema detecta que alguien trata de quitarse la vida envía una alarma a los servicios de emergencia para que éstos puedan llegar al lugar en aproximadamente tres minutos, según el Ayuntamiento de la capital.

El consistorio mantiene este sistema en pruebas en dos de los puentes de la principal arteria fluvial de Seúl hasta marzo, mes en que decidirá su implantación en los 23 viaductos restantes

Además, la ciudad también pondrá en marcha un equipo adicional de salvamento que se unirá a los dos existentes, en un intento de responder con más rapidez a los alarmantemente frecuentes intentos de suicidio.

El Han se ha convertido en uno de los lugares más populares para quitarse la vida en Seúl, con un total de 196 intentos de suicidio en 2012, cifra que triplica la registrada una década atrás, en 2003, cuando 57 personas se lanzaron al río desde sus viaductos.

Uno de ellos, el puente de Mapo en el centro de la ciudad, de 1,6 kilómetros de longitud, acumuló el 87 por ciento de los incidentes, según el Ayuntamiento, que vigila especialmente ese lugar y ha colocado mensajes para disuadir a los suicidas.

Además de frases como "Lo mejor de tu vida está por venir", el consistorio levantó en el centro del puente una estatua en la que un hombre da ánimos a otro con el objetivo de inspirar esperanza entre quienes allí acuden para quitarse la vida.

Corea del Sur es el país con mayor tasa de suicidios entre los países avanzados con una media de 33.5 casos por cada 100 mil habitantes en 2010, cifra notablemente más alta que las de Japón y Hungría, que ocupan el segundo y tercer puesto con el 23.3 y el 21.2 por ciento, respectivamente.

EFE