12 de mayo de 2014 / 03:37 a.m.

River Plate quedó muy cerca de coronarse campeón del fútbol argentino, tras vencer 2-0 el domingo como visitante a Argentinos Juniors, un resultado que lo deja como único líder del Torneo Final del fútbol argentino, a una fecha de su cierre.

El "Millonario", que ganó gracias a los goles de Gabriel Mercado y el colombiano Teófilo Gutiérrez, aprovechó la previa caída 2-0 de Gimnasia y Esgrima La Plata ante Quilmes. Lidera las posiciones en soledad con dos puntos de ventaja sobre Estudiantes y tres sobre Gimnasia.

"Era un partido fundamental, para seguir peleando teníamos que ganar. Falta una fecha, jugamos de local, siempre jugamos bien y ganamos de local, esperamos terminar bien. El equipo hizo un gran partido", señaló feliz el entrenador del "Millonario", Ramón Díaz.

En caso de vencer a Quilmes —ya salvado del descenso— en la última fecha en el estadio "Monumental", River volverá a festejar un título en Primera División tras seis años, después de un traumático paso por la B Nacional en la temporada 2011-2012. También puede ser campeón con un empate o aun si cae, dependiendo de los resultados de los otros dos equipos que aún aspiran al cetro.

Por su parte, Boca Juniors superó 3-1 a Lanús y con su cuarta victoria consecutiva ascendió al cuarto puesto. En La Bombonera, los hinchas volvieron a pedir por la continuidad de su máximo ídolo, Juan Román Riquelme, quien afirmó que tendrá que pensar si sigue jugando en el club "xeneize".

En otro de los partidos que cerró la 18 fecha del certamen, Belgrano y Arsenal igualaron 0-0 en Córdoba, en un cotejo sin mayores atractivos.

A River le costó más de lo esperado doblegar al ya descendido Argentinos Juniors en el estadio "Diego Armando Maradona".

En una lluviosa noche en Buenos Aires, el camino a la victoria se le abrió avanzada la segunda etapa, cuando el lateral Mercado empujó el balón al gol tras un tiro libre de Manuel Lanzini que dio en el palo, a los 69.

Y ocho minutos más tarde, un error en un rechazo del defensor Franco Flores derivó en un rebote que capitalizó el sustituto Gutiérrez, quien volvía de una lesión e hizo pasar la pelota entre las piernas del arquero Nereo Fernández para el 2-0 final.

"Con la ayuda de Dios esperamos cumplir con el objetivo que nos trazamos", dijo el colombiano Gutiérrez.

En La Bombonera, el partido se jugó más en las tribunas que en la cancha. Los hinchas volvieron a dar su veredicto favorable a la continuidad de Riquelme —cantaron repetidamente que el diez "no se va"— e insultaron al presidente Daniel Angelici por su dilación en renovarle el contrato.

"La gente a mí me quiere mucho, no voy a poder devolver el cariño que me dan. Sí, voy a seguir jugando a la pelota; a mí me queda un partido más, veremos qué pasa, Tendré que pensar mucho si sigo jugando acá o en otro club", declaró Riquelme tras la merecida victoria del equipo de La Ribera.

Luego de un parejo y desteñido primer tiempo, los goles llegaron en el complemento. En una ráfaga, Boca se encontró 2-1 arriba. Emanuel Gigliotti abrió la cuenta a los 51 en clara posición adelantada, y dos minutos más tarde igualó Diego González. A los 55, Nicolás Colazo puso de cabeza el 2-1, tras un rebote en el travesaño.

Para mayor tranquilidad, el equipo de Carlos Bianchi, que ha mejorado su imagen en el último tramo del torneo y quedó cerca de clasificar a la Copa Libertadores 2015, sentenció la historia con un gol de Claudio Riaño, a los 71.

Sobre el final, Boca quedó con diez por la expulsión del defensor Daniel Díaz.

En el estadio Centenario, un grave error del arquero Fernando Monetti le dio a Quilmes la victoria que necesitaba para escapar definitivamente del descenso. Un córner de Leandro "Chino" Benítez, a los 49, fue introducido en su propio arco por Monetti, al que se le escurrió la pelota. El portero jugó el resto del partido con lágrimas en sus ojos.

Cuando Gimnasia se había lanzado al ataque, Lucas Pérez Godoy puso el 2-0 en una contra, ya en tiempo añadido.

La derrota significó un duro golpe para Gimnasia, que aún busca su primer título oficial en el profesionalismo. Ahora, deberá vencer a Boca en la última fecha y esperar que pierda River y Estudiantes no se lleve el triunfo ante Tigre para forzar al menos un partido desempate con el "Millo".

Quilmes, en tanto, festejó su salvación, después de haber estado buena parte del campeonato en zona de descenso.

"Siento una alegría enorme, saldé la deuda que tenía con la gente de Quilmes. El orgullo y el amor propio del equipo fueron impresionantes", dijo Ricardo Caruso Lombardi, un técnico especialista en salvar a equipos comprometidos con el promedio.

Además de Argentinos y All Boys, el restante equipo que bajará de categoría saldrá de estos tres: Atlético Rafaela, Colón de Santa Fe y Godoy Cruz de Mendoza.

La tabla de posiciones tiene a River como líder con 34 puntos, seguido por Estudiantes (32) y Gimnasia (31). Luego se ubican Boca y Godoy Cruz (29). Vélez, Olimpo, San Lorenzo, Colón y Lanús suman 27.

Atrás se encuentran Quilmes, Newell's y Central (24); Tigre (21); Belgrano (19); Arsenal (18), Racing y Rafaela (17); Argentinos (15, descendido); All Boys (14, descendido).

AP