17 de febrero de 2013 / 10:33 p.m.

Ciudad de México • Los tres cardenales mexicanos, Juan Sandoval Iñiguez, Francisco Suárez y Norberto Rivera Cabrera, se reunirán a partir del 25 de febrero para despedir al papa Benedicto XVI y a su vez elegir a su nuevo representante de la Iglesia católica ante el mundo.

“Hay 204 cardenales de los cuales tienen derecho a voto 117 y de aquí a la fecha de que se lleve a cabo el cónclave pueda haber también otros cardenales que cumplan 80 años y ya no participar. Pero hasta el momento son 117 de los cuales 3 son mexicanos”, aseguró Hugo Valdemar, director de comunicación social de la Arquidiócesis de México.

Valdemar comentó que aunque todos los cardenales son papables, en lo que respecta a Norberto Rivera, “él mas bien nos ha manifestado su desinterés. Él tiene mucho que hacer aquí en la ciudad de México y el cardenal es muy conciente de la grande responsabilidad que asume el romano pontífice. Yo en lo personal he platicado con él, no está en ánimo de eso”.

De igual manera comentó que durante la visita de los cardenales a Roma se llevarán a cabo congregaciones generales, que son reuniones previas al cónclave donde los cardenales discutirán sobre el anuncio de la Iglesia, el perfil del candidato que se requiere y de los grandes retos que enfrenta como institución la Iglesia.

En el caso de la pederastia, dijo Benedicto XVI que está todo bajo control y lo que sigue surgiendo son escándalos del pasado. “Me parece que no todo lo que estuvo en sus manos lo hizo”.

La Iglesia si bien es santa porque Cristo es su cabeza, su fundador, es quien la nutre, como está compuesta también por pecadores y están entre los miembros de la Iglesia por desgracia, no faltan efectivamente las actitudes humanas negativas que igualmente se han hecho presentes en muchos escándalos que han salido del Vaticano, por eso el Papa antes de dimitir el 28 de febrero a la 1 de la tarde tiempo de México en la sede de San Pedro, ha hecho un llamado a la unidad a no deformar el rostro de la Iglesia, a evitar la hipocresía religiosa.

Luego de la homilía dominical de Norberto Rivera, Hugo Valdemar reconoció que aunque hay que incrementar la vigilancia y endurecer los controles para evitar actos de pederastia, los mayores retos que enfrentará el nuevo Papa será el acercamiento del evangelio a las nuevas comunicaciones, sacar a la Iglesia es encapsulamiento que la han puesto como institución anquilosada que va a contracorrientes, y aunque la Iglesia no debe de ir a la par del mundo, debe de anunciar de manera más clara y ágil el Evangelio.

BLANCA VALADEZ