4 de junio de 2013 / 12:54 p.m.

Ciudad de México • Escritor, dibujante y músico, el británico Robert Poulter conoció el teatro de papel cuando tenía 30 años. Unos amigos le pidieron que los acompañara a comprar un teatro para sus hijos en la tienda fundada por Benjamin Pollock en el siglo XIX, en Covent Garden, y al conocer lo que era para él una novedad, se maravilló ante las posibilidades que le ofrecía para conjugar sus dotes artísticas.

Poulter, quien presentará Valsha, la reina esclava de Joseph Stirling Coyne en el 2º Festival Internacional de Teatro de Papel, dice en entrevista que lo primero que montó fue una historia basada en la ópera Las Indias galantes de Jean-Philippe Rameau. “"La monté sólo para mí y la vi en un espejo para poder disfrutarla. No tenía la intención de mostrar este trabajo a la gente, pero empecé a realizar pequeñas funciones para mis amigos con mis propias historias y mi propia música. Hice esto durante unos diez años"”.

Cierto día, alguien de la Tate Gallery asistió a una función y vio las posibilidades educativas del trabajo de Poulter, así que pronto empezó a trabajar en museos y galerías. “"En la Tate Gallery hice un montaje relacionado con la obra de Francis Danby, un artista británico de fines del siglo XVIII, y un espectáculo sobre la pintura de paisaje británica, sólo con música e imágenes. La mayoría de mi vida pública en el teatro de papel ha sido en museos y galerías, por lo que es inusual presentarme en un festival de teatro de papel"”.

Valsha, la reina esclava fue presentada por primera vez en el teatro el 30 de octubre de 1837, interpretada, de acuerdo con documentos de la época, por la señora Yates, como la princesa Valsha, y O. Smith, como Graff. Smith, cuenta Robert Poulter “fue famoso por su encarnación del monstruo; la señora Yates fue una de las estrellas del Teatro Adelphi”. No se trata de una recreación visual de la obra, aclara, “sino de un intento de capturar su naturaleza. Hay una influencia de Praga en este espectáculo: el hogar del Golem”.

La magia del teatro de papel tiene que ver con su inmediatez, pues, dice el artista, “es un trabajo en el que obtienes resultados inmediatos. Yo solía trabajar en películas animadas y el proceso era muy lento –aunque eso fue hace unos 20 años–, mientras que en el teatro de papel puedes hacer las cosas bastante rápido. ¡Dibujas una figura y las pones en el escenario y funciona! Siempre he dibujado y contado historias, y también he hecho música, así que para mí es el medio perfecto para hacer las tres cosas al mismo tiempo”.

La ganancia extra es que la gente responde positivamente a sus propuestas estéticas, las cuales han incluido montajes como The Whaler’s Wife, Black Eyed Susan, Dr. Fu Manchu, Vita Futurista y Pizarro. “Es sorprendente cómo la gente responde a estos retazos de cartón”, dice sonriente mientras toma en sus manos algunas de las figuras de Valsha, la reina esclava, que luego envolverá en papel periódico y meterá en una simple bolsa de plástico. Ya en el escenario, los personajes tomarán vida nuevamente bajo la guía maestra de Robert Poulter.

Valsha, la reina esclava se presentará en el Foro El Tejedor de la Cafebrería El Péndulo, Álvaro Obregón 86, colonia Roma. Funciones: jueves 6 de junio, 21:00 horas; viernes 7, 18:00; sábado 8, 21:30 y domingo 9, 20:00. También impartirá un taller en el Foro A Poco No el 10 de junio. Informes en: www.factoteatro.blogspot.com.

RECUADRO

New Model Theatre: trabajo el solitario

Integrante único de su compañía New Model Theatre, en la que escribe las historias, dibuja los personajes, crea los escenarios, hace las voces e interpreta la música, Robert Poulter dice que para él es más fácil trabajar así que con un grupo. “"Lo curioso es que imparto talleres y pongo a los estudiantes a trabajar en equipo, lo que es lo opuesto a mi forma de pensar. Pero la gente puede trabajar muy bien en equipo, ¡yo debería hacerlo en alguna ocasión!"”, dice con una carcajada.

Aunque en ocasiones recurre a la música grabada para ambientar cierta época en sus montajes, la mayoría de las veces usa obras creadas por él mismo. “"Me gusta hacer mi propia música, así como contar mis propias historias. No soy un gran compositor, ni tampoco un gran intérprete, pero antes de hacer teatro solía trabajar mucho con grabadoras, procesadores electrónicos, un órgano eléctrico de pedales y otros instrumentos. Hacía música, pero sin la intención de mostrarla al mundo. Sin embargo, estas obras funcionan muy bien como soundtrack para el teatro de papel. Yo me presento con la música grabada, así que son como espectáculos radiales, en los que la música funciona muy bien con la historia"”.

XAVIER QUIRARTE