RIGOBERTO JUÁREZ
15 de abril de 2014 / 12:25 a.m.

Rodrigo Millar, jugador del Atlas, dice que el equipo respira tranquilo después de conseguir la salvación de la Liga Mx.

 

Mantener la categoría tiene su mérito. Salir airosos de  la lucha por permanecer en Primera División no es cualquier cosa. Rodrigo Millar por fin respira tranquilo. Todo aquél peso que cargaba sobre sus hombros se ha esfumado. Disfrutar evadir un año más el descenso y desaprueba a  aquello que no le dan el justo valor a su escuadra.

El chileno reconoce la gallardía y amor propio de los atlantistas, hoy condenados a la división de ascenso. Pero también pide reconozcan los 18 puntos que han cosechado a lo largo del campeonato.

“Mucha gente que he escuchado hablar, que el Atlante ha hecho un gran torneo, lo único que les vamos a pedir, es que no le quiten méritos a lo que nosotros hemos hecho, porque para nosotros sí es complicado jugar todos los fines de semana con en el fantasma del descenso, así que la verdad, es sacarse un peso de encima, lo que ocurrió ayer, me hubiera gustado aprovecharlo el día viernes, pero no se pudo dar así. Estamos felices, no conformes, porque en realidad nadie está contento de estar peleando este tipo de situaciones”.

El andino considera más loable esta permanencia en Primera División que la de hace un año, pues cree, este semestre se sufrió más.

“Esta salvación la disfrutamos mucho más que la primera (el año pasado), porque el torneo que vine donde estábamos peleando el descenso me parece que no asimilé mucho lo que nos estábamos jugando, los resultados siempre fueron positivos  y ahora faltando dos fechas el Atlante todavía estaba cerca, al menos yo lo disfruté más. Nos estamos sacando un peso de encima, hay mucha gente detrás de uno que confió en uno y no quiere defraudarles. 

“Jugar estas instancias genera nerviosismo, ansiedad y el equipo eso lo sufría en el Jalisco. La ansiedad que teníamos por ganar acá y querer quedar bien con nuestra gente nos llevaba a cometer errores, aunque creo que merecíamos más”.

El 20 de los Zorros aún no pierde la esperanza. Aunque es consciente que el viernes ante Querétaro desaprovecharon una gran oportunidad de enfilarse a la Liguilla, el rojinegro se refugia en las estadísticas que hoy en día los mantienen con vida.

“(El partido del vienes) Era para abrochar antes y no sufrir, y obviamente para tener más posibilidades de pelear por la liguilla, pero la tabla está tan apretada que cualquier cosa puede pasar.

“El futbol hace rato dejó de ser de merecimientos, el puntaje dice que hoy por hoy estamos fuera de la Liguilla. Merecimos ganar más puntos en el Jalisco, pero si no los pudimos ganar no se puede hacer nada, así que trataremos de ganar los dos partidos y veremos qué pasa”.

 

SE PONE EN LOS ZAPATOS DE LOS ATLANTISTAS

Tengo un amigo chileno ahí (Roberto Gutiérrez), me imagino que la está pasando mal porque cuando llegó él venía con la ilusión de hacer las cosas bien y de que Atlante se salvara, y me imagino que la frustración debe ser muy grande y en este caso uno debe ser muy respetuoso con los colegas, con el cuerpo técnico, con la dirigencia porque seguramente no lo están pasando bien