22 de septiembre de 2014 / 12:15 a.m.

Ronaldinho ya no es el mejor del mundo, pero tiene nivel para ser el mejor de México. Con un par de entrenamientos con los Gallos dio muestra de su clase y poderío, metío un penalti y puso medio gol a Sanvezzo para dejar en claro que aún tiene mucho que darle al futbol. El cuadro tapatío ni las manos metió y el de la honra cayó sobre el tiempo.

Chivas 1, Querétaro 4.

Ronaldinho tocó dos balones antes del minuto cinco y ya tenía en ventaja a los Gallos. Al minuto cuatro el brasileño proyectó a Sanvezzo quién se sacó de encima a Toño Rodríguez y le quedó el balón a merced para abrir el marcador, pero el tiro fue desviado por Carlos Salcido, pero ayudándose con la mano y el silbante decretó pena máxima. 

Desde los once pasos Ronaldo Assis de Moreira cobró a mano izquierda de Toño para el primer gol de la tarde. 

El Rebaño se recuperó pronto del gol en contra y tuvieron una clarísima para igualar los cartones, pero Aldo de Nigris cruzó de más su disparó que pasó a un costados el arco queretano, el Rebaño perdonó una muy clara.

Al 19 hubo un cambio obligado por la lesión de Aldo de Nigris, entró Carlos Fierro, pero el sinaloense no tuvo ninguna clara y el primer lapso se fue sin pena ni gloria.

Para el complemento el Querétaro estaba mejor parado en la cancha. Dueños totales de la situación y sin ningún tipo de problemas, de hecho la primera de peligro fue para ellos.Ronaldinho trianguló con Sinha y habilitaron a Sanvezzo quién tiró directo a la humanidad de Toño Rodríguez. 

Chivas se la jugó al tirar una línea de tres y dejar a Ronaldinho en el mano a mano. Planteamiento suicida con el afán de empatar, pero el gol no llegaba. Fernando Arce de tiro libre tuvo una y no vio puerta, mientras que Fierro y su velocidad volvían locos a Yasser Corona y Corral, pero no tenía profundidad.

El segundo gol de los Gallos fue una obra de arte. Fue sacada de Louvre o de El Prado, Ronaldinho tomó el balón y lo filtró en medio de cuatro defensas para dejar mano a mano a Sanvezzo quién definió de punta ante la salida de Toño.

El tercero, el de la goleada y el de la humillación fue obra de William da Silva, quién disparó de tres cuartos de cancha y mediante la colaboración de Toño Rodríguez quien se come el gol entero.

El de la honra fue un golazo. Al 84, Hernández Neri la colocó al ángulo de tiro libre poniendo al Rebaño en el marcador, viniendo del banco el Chino fue el mejor hombre de los tapatíos. 

Pero la situación para el Rebaño aún no terminaba y es que al 93 Othoniel Arce le pegó de fuera del área y el balón coqueteó con el poste para el cuarto en la frente, fue una baile, una samba. 

La goleada ante Querétaro no estaba dentro del presupuesto, es un duro revés y ahora viene un partido por el descenso directo frente a los Camoteros el siguiente domingo, que la buena noticia es que por un buen tiempo Ronaldinho no vuelve al Omnilife.

JESÚS HERNÁNDEZ TÉLLEZ