Redacción 
19 de julio de 2013 / 11:07 p.m.

 

La estrella de cine, Lindsay Lohan fue un modelo a seguir de imagen corporal saludable y sobre todo carácter positivo, sin embargo, en la adolescencia todo cambió. En el 2007 la actriz comenzó a relacionarse con las drogas que la llevó a fuertes críticas, y a pesar de una serie de periodos de rehabilitación, la joven no ha logrado reincorporarse a la vida sin adicciones. Su aspecto delgado y demacrado se combina con los ojos frecuentemente hinchados por el exceso de consumo de cocaína.

 

El niño simpático e inocente de la saga “Mi pobre angelito” Macaulay Culkin, sorprendió a sus fans con las fotos de los últimos meses en donde aparece totalmente demacrado y desaliñado, debido a los problemas con las drogas. Su uso con las adicciones causó la ruptura de su relación con Mila Kunis.

 

La cantante, Courtney Love ha sido un foco de atención importante alrededor del mundo debido a su abierto uso de las drogas, al reconocer que durante mucho tiempo ha consumido heroína, éxtasis y cocaína, entre otras, los efectos combinados han alcanzado sus miradas, además de distensión abdominal y el envejecimiento prematuro.

 

Para la actriz, Mischa Barton, no ha sido fácil salir adelante luego de su lucha contra las adicciones, pues debido al consumo de la cocaína y la fiesta excesiva, la llevó a perder peso, lo que empeoró su status como actiz. En el 2009, ella fue hospitalizada  lo que provocó una ligera mejoría, sin embargo, recayó.

 

Una de las historias más trágicas de una superestrella e icono arruinada por la adicción, fue la de Whitney Houston, su lucha contra las drogas comenzó a finales de los años 90. Sus principales debilidades fueron la cocaína y el alcohol. Su fallecimiento ocurrió en el 2012, debido a un ahogamiento accidental como consecuencia del consumo de drogas y las enfermedades del corazón.

 

La modelo Kate Moss con su adicción a la cocaína y el hábito de fumar, fueron los factores que arruinó su carrera, al afectar la mayor parte de su piel y dientes. La estrella ahora se ve años más vieja que su edad real de 39 años.

 

La mezcla de cocaína, éxtasis, ketamina, heroína y el alcohol fueron las drogas que destruyeron la vida de Amy Winehouse. Como era de esperar, pero por desgracia, falleció de intoxicación por alcohol en 2011.

 

Aunque Bynes niega categóricamente el uso de drogas fuera del tabaco, fotos recientes de la estrella infantil  dicen lo contrario. Las fotografías muestran en sus mejillas hinchazón debido al consumo de la cocaína.