Martha Cedillo
2 de septiembre de 2014 / 07:34 p.m.

Joven de pocas palabras, Rubén Nava  es el atleta prototipo para el tae kwon do… y sus medallas en el tatami lo avalan.

Campeón del Centroamericano de Argentina,  plata en el Open de Costa Rica,  tercero en el campeonato Panamericano y recientemente plata en los Juegos Olímpicos de la Juventud en Nanjing, Rubén habla poco fuera de la zona de competencia, pero fuerte en ella.

Combativo, pero sobre todo disciplinado, el taekwondoí nuevoleonés sabe que sus objetivos son prepararse más y mejor porque su mente, después de estar en los Juegos Olímpicos de la Juventud, están en representar a México en unos Juegos Olímpicos de adultos y ¿por qué no? Buscar la medalla, de oro de ser posible.

"Me sentí muy bien, lo que sigue es buscar puntos en los abiertos de adultos y echarle ganas para buscar mi lugar en la selección mexicana mayor", expresó.

Para el joven deportista, la medalla de plata en los JOJ Nanjing 2014 es el resultado del trabajo diario en los entrenamientos y la disciplina para alcanzar los objetivos.

"Creo que el significado de esta medalla es todo lo que he trabajado, todo lo que me he esforzado en entrenar, todos los sacrificios que he hecho", indicó.

De 17 años, Rubén adora la música de Green Day  y su película favorita es Río, aunque para los Juegos Olímpicos de Brasil 2016 sabe no le alcanzará el proceso, por lo que se entrena mental y técnicamente para Tokio 2020.

"Creo que serían hasta los Juegos Olímpicos del 2020, porque ahorita los puestos están muy peleados, tendría que hacer muchísimos puntos para ir a Río", dijo.

Nava regresó ayer a Monterrey gustoso y portando su medalla olímpica juvenil. El atleta descansará un tiempo y regresará a las prácticas para futuras competencias.

 

La frase…

"Creo que si uno lo quiere, lo puede lograr",

Rubén Nava

Medallista olímpico juvenil