CORTESÍA: MEDIOTIEMPO
7 de julio de 2018 / 12:05 p.m.

En Alemania siguen buscando explicaciones para el fracaso más grande de su Selección en la historia de los Mundiales, ese que consumaron al quedar por primera vez eliminados en Fase de Grupos. A más de una semana de distancia, surgen reportes que acusan a los videojuegos como uno de los principales responsables de la debacle.

El diario Bild revela que los jugadores de Die Mannschaft se quedaban hasta altas horas de la noche jugando en las consolas dispuestas en la concentración, motivo por el que el técnico, Joachim Löw, y el director de selecciones, Oliver Bierhoff, decidieron cortar la señal de WiFi de las instalaciones.

Las partidas entre compañeros se prolongaban hasta entrada la madrugada sin necesidad de compartir habitación. Esto provocó que jamás existiera una interacción grupal, sino individuos abstractos en la tecnología más que en el aspecto deportivo, de acuerdo al mismo informe.

Otro rotativo germano, el Welt, fue mucho más puntilloso y afirma que el grupo de seleccionados alemanes en Rusia 2018 eran como “niños de vacaciones o en una fiesta de pijamas más que profesionales y adultos en misión por el título”.

El pésimo papel hecho por Alemania puso en entredicho la continuidad de Löw en el banquillo, aunque apenas hace unos días se confirmó que seguirá en el cargo pensando en la Eurocopa 2020.