EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
6 de julio de 2018 / 07:12 p.m.

Cada uno podrá tener su favorito para ser campeón del Mundial, muchos de los máximos candidatos se fueron de forma prematura y se empezaron a imponer otras cosas que no eran necesariamente el talento individual, ese que resalta más y hace que los jugadores se inflen como globos, tanto en fama como en temas económicos. En esta Copa del Mundo el fútbol de todos se impone.

Para darnos cuenta de manera muy clara de esta situación basta con ver a Alemania y Argentina, quienes se fueron en la etapa de grupos y octavos de final respectivamente. ¿Solamente la suerte fue factor para que hayan fracasado? Fue algo mucho más demostrable que el tema del azar.

Alemania quiso ser un equipo altamente técnico, cambiaron su sistema 4-2-3-1 a un 4-3-3 que se vio muy insostenible con Toni Kroos como mediocentro, y la gran duda es: ¿por qué intentarlo si es muy claro que Kroos no tiene la total capacidad para jugar así?

Seguramente para poder tener planes de juego basados totalmente en la ofensiva, en la secuencia de pases, en posesiones largas, algo que le funcionó en la teoría, porque siempre tuvieron más posesión, pero que les falló en la consecución de objetivos.

Argentina pasó por algo similar, ahí se vio una total dependencia de un jugador y malas decisiones de alineación. Aquí pasó lo contrario que con Alemania, ¿por qué usar a Mascherano y Biglia juntos si polos iguales se repelen? No se complementaron, no dieron nada, no sumaron nada e incluso me atrevo a decir que llegaban a estorbar. Y luego, a los jugadores que hacía lógica, primero colectivamente y luego de forma individual, que juegan como titulares no aparecieron. Llegaron sin idea, quisieron darle mucho, muchísimo, peso a las individualidades. Quisieron jugar a ser la Argentina de Bilardo del 86, pero terminaron dando mucha pena.

De los equipos que llegaron a cuartos de final quiero resaltar a aquellos que están encima de sus posibilidades con respecto a lo pensado previo al mundial: Rusia, Croacia, Suecia y Uruguay.

Estos cuatro conjuntos basaron durante todo el mundial la mayor parte de los momentos del juego con una idea defensiva. Lo hicieron en medio de una época donde es mal visto el que no tenga el balón, donde todos quieren un mediocentro de control, un arquero que juegue bien con los pies, que se usen extremos, etc. Pero cada una de esas selecciones primero repliegan, recuperan y también tienen muy claro cómo atacar, y no sólo eso, sino que también interpretan bien el dónde, en qué partes del rival es donde hay más debilidades para atacar sobre todo en transición defensa - ataque.

Para los suecos, este mundial se ha basado en el arte de defender bien, no solo con muchos. Los rusos se han adaptado con línea de cinco y de cuatro con Dzyuba como la principal referencia de ataque aéreo. Los croatas tienen muchísima calidad en mediocampo: Brozovic, Modric y Rakitic, pero sin olvidar a jugadores como Perisic que son el desborde, pero incluso con Argentina los vimos defender en 6-3-1 apelando al repliegue, porque es la forma en que estos conjuntos pueden competir, es donde pueden llegar hasta donde lo han hecho. ¿Y qué decir de los uruguayos? Tienen dos centrales top 5 del mundial y dos delanteros top 5 del mundial. El equilibrio perfecto. Pero esa ausencia de Cavani se notó ampliamente en la derrota frente a Francia, Uruguay tiene un colectivo muy especial, uno donde no pueden faltar los jugadores clave.

Bélgica sacó del mundial a Brasil, esta selección Europea tiene muy clara su idea de juego: usar tres centrales, carrileros, dos volantes centrales y tres delanteros ubicados como dos mediapuntas y un centro delantero. Una idea de juego similar a lo que se vio en Brasil 2014, en Eurocopa de 2016 también. El punto destacado es que corrieron a Marc Wilmonts y contrataron a Roberto Martínez, pero el estilo siguió siendo el mismo. Un ejemplo muy claro de que el proyecto está por encima de cualquier entrenador.

Me es inevitable comprar todo esto con la selección mexicana eliminada, ¿les hubiera convenido mucho más defender más cerca del arquero, ser “defensivos”, apelar a los contraataques como el gol ante Alemania y el segundo ante Corea? Vamos a esperar 4 años, a ver si les aprendemos algo a los que sí llegaron.