JUAN MARTÍN MONTES | CORTESÍA: LA MEDIOTIEMPO
29 de junio de 2018 / 07:51 p.m.

El Videoarbitraje durante Rusia 2018 ha sido foco de las críticas, sobre todo por las jugadas polémicas que los árbitros no han revisado. Pero no todo es negro pues este sistema inhibió drásticamente las tarjetas rojas y abonó como nunca al Fair Play.

De los 48 juegos, solo tres terminaron con un equipo sufriendo por tener un jugador menos en la cancha. Esas tres expulsiones hicieron que el promedio de rojas por juego en la Fase de Grupos fuera de apenas 0.06, muy inferior al 0.16 de Brasil 2014 o el 0.44 de Alemania 2016.

Ese promedio es el más bajo desde que las Copas del Mundo se juegan con 32 equipos, lo que de manera similar sucede también con las amarillas, pues el promedio en Rusia ha sido de 3.29, la segunda cifra más baja desde Francia 98, ya que en Brasil fue de 2.83 amonestaciones por encuentro.

Estas cifras fueron reveladas por FIFA este viernes, cuando en conferencia de prensa el Jefe de Torneos del Organismo, Colin Smith, dijo que este Mundial ha sido un “festival del futbol”, pues en los 48 partidos de Fase de Grupos solo hubo un empate sin goles, el de Dinamarca-Francia del martes pasado.

En total se marcaron 122 anotaciones, con un promedio de 2.5 por juego, con Bélgica como el más goleador (9) y Uruguay el de mejor defensa, con cero anotaciones recibidas. En contraparte, Panamá fue el más goleado (11).

Los 2.54 goles por juego es la tercera cifra más alta desde que los Mundiales se juegan con 32 equipos (Francia 98), solo debajo de Brasil 2014 y Francia 98, ambos con 2.67.

Para mayor delirio de los aficionados, varias de esas anotaciones en Rusia se han dado en los instantes finales, con 16 en la compensación de los segundos tiempos, mientras que en los últimos 10 minutos de juego se anotaron 27 tantos, el 22 por ciento del total.